13 junio 2007

Minuto a minuto



Sé que, últimamente, estoy de lo más “pesaíta” con este tema de la vida, que si los pequeños detalles son la esencia de la vida y tal y cual pero es que, últimamente, no dejan de pasar desgracias en mi entorno, unas veces más lejano otras más cercano, que me están haciendo reflexionar mucho sobre esto.

¡La vida es algo tan grandioso y tan frágil a la vez! Sólo hace falta estar vivo para dejar de estarlo. Es abrumador pensar que en un solo segundo tu vida puede dar un giro abismal de 180º; y mientras sea para bien, no hay problema, lo malo es cuando con el cambio te sobreviene alguna desgracia, a ti o a tu gente!

Qué injusto es que en tan sólo unos segundos, un imprevisto, un descuido, sea capaz de provocar consecuencias catastróficas, incluso, hasta el punto de ser capaz de arrebatarnos la vida para siempre! Y, de repente, ¡todo se va a la mierda y no hay vuelta atrás! ¡Con toda una vida por delante!

Está claro que soy consciente de que la vida no es todo un camino de rosas, eso es obvio. Pero también es verdad que, muchas veces, nos empeñamos en autolamentarnos sin preocuparnos lo suficiente de ser prácticos e intentar buscar las soluciones; ¡parece que disfrutáramos con nuestra pena, caray! Y si lo pensamos bien, muchas veces, nuestros problemas no son tales, más bien son preocupaciones. Y nosotros nos encargamos de magnificarlas y convertirlas en problemas. Antes podía pensar que no era así, pero con los años, me doy cuenta de que ¿problemas gordos? Problemas gordos sólo son las enfermedades y la muerte (más aún si es inesperada), que eso sí que no tiene solución, lo demás, de una forma u otra, termina con una solución, aunque no sea la que más nos hubiera gustado darle.

Lo más importante de esta vida, es eso, tener salud, estar lleno de vida. Sin eso, no hay nada más, sin eso, ni siquiera el dinero sirve. Aunque ayude, hay cosas que el dinero no puede solucionar.

La mayor parte del tiempo, no somos conscientes de la suerte que tenemos de estar, ya no sanos, sino, vivos y de lo hermosa que es la vida. Así que no merece la pena regodearnos en nuestros problemas. De hecho, si preguntamos a personas que han pasado por una enfermedad y han ganado la batalla, o que estuvieron a punto de morir en un accidente por ejemplo, todas dirán que ya no se preocupan de la misma forma por las cosas, que han cambiado su forma de ver la vida, que su escala de prioridades ha cambiado, y que ahora le dan a todo la importancia que tiene, ni más ni menos.

Y eso es lo que deberíamos hacer todos, ser capaces de vivir la vida así, sin que tenga que pasarnos algo malo para darnos cuenta de ello. Yo desde luego, tengo el firme propósito de no olvidarme nunca, ni en las horas bajas, que hay que disfrutar de los pequeños detalles; si siempre estamos aguardando la gran felicidad, pensando en lo que queremos conseguir en el futuro (un trabajo mejor, una casa más grande, un paso más en una relación, independizarnos, etc..) no nos damos cuenta de que nos estamos perdiendo lo que tenemos en nuestras vidas justo ahora! dejando de disfrutar, sin darnos cuenta, de los pequeños momentos de felicidad que seguro que hay en nuestra vida.

¡En los últimos tiempos, las circunstancias me están haciendo darme cuenta de que no quiero perder la oportunidad de disfrutar de cada minuto, de vivir intensamente, que no a lo loco, porque nunca sabemos cuándo será la última vez que podamos hacerlo!
Así que no os olvidéis nunca de saborear cada minuto porque ¡SÓLO SE VIVE UNA VEZ!
Y tú, amigo, por lo que más quieras, AGÁRRATE A LA VIDA CON TODAS TUS FUERZAS! No te puedes ir tan pronto, joder!!!



Safe Creative #0910204708711

9 comentarios:

Garfio dijo...

Hay demasiada gente más pendiente de lo que no tiene que de lo que tiene, que no sabe vivir la vida. Si entiendes que lo que no tienes es un fracaso, por la misma lógica debes considerar éxito lo que tienes. Hay demasiada gente nadando en el fracaso. Lo mejor para tu amigo.

Caro dijo...

Hola linda, me encantó el tema de este post.

Es bueno recordar lo valioso de la vida y del tiempo. Hay que ser concientes de eso...

Un abrazote,
C.

P/D: A mi los que se ven y se hacen cruces son los del seguro, los del taller...me aman con toda la plata que les dejo con el bendito auto! jajaja

La Loca Carnavalera dijo...

Buenos dias...
A mi tambien me gusta este post porque creo que a veces ni siquiera nos paramos en pensar estas cosas...

No hay que esperar a que la vida te de un golpe sino darle golpes a ella hasta noquearla jejeje...Soy partidaria de vivir al día, llegando a disfrutar hasta de los madrugones y los días de trabajo.Y por supuesto de las personas a las que queremos.

Si melo permitis, os cuento una cosa: recuerdo que cuando era pequeña, no se muy bien que edad tendría, descubrí que si le sonreia a la gente, la gente me sonreia...A veces nuestra sonrisa es lo más bonito que podemos ofrecerle a los demás.

Por todo esto y mucho más hay que sentirse vivo cada día.

Besos.

Angie dijo...

GARFIO: Sí, es que como quejarse forma parte de nuestra condición... Muchas gracias por los ánimos. Dios te escuche!Un beso, guapo!

CARO: Sí, muchas veces no somos conscientes de esas cosas. Un abrazo para ti también, linda!

LOCA CARNAVALERA: Exacto! totalmente de acuerdo contigo! Me parece precioso que vayas sonriendole a la gente. Nadie es tan pobre como para no poder regalar una sonrisa, ni tan rico como para no merecerla! ;-) Un beso sonriente para ti, chiqui!

Caro dijo...

Queda Usted formalmente invitado/a a participar del Grupo de los 8. Sírvase pasar por el blog vistiendo sus mejores galas para enterarse de qué se trata.

rominita chii dijo...

A veces pienso que la vida no me va a alcanzar para disfrutarla todo lo que quiero, a veces pienso que no voy a poder decirle a los que quiero lo mucho que los quiero antes de que se vallan y a veces me pregunto si volveré a ver a aquellos que ya partieron.
La vida es para gozarla como dices tu, cada día tiene algo de bueno, algo de brillante y como dijo John Lenon: "La vida es eso que pasa mientras estamos ocupados haciendo otros planes"... Hay que estar atentos.

Emeefe dijo...

Hola Angie:

Recuerdo hace muchos años un chiste gráfico que salió en la revista del diario Clarín, era de Caloi. Era el dibujo a página completa de un cementerio, en el medio del dibujo bien chiquitos se veía dos hombres saliendo de él, uno le decía al otro:
- Sabes, cuando pasan estas cosas uno siente la necesidad de tomar la vida de otra forma, de ser mas bueno, de no perder el tiempo en tonterías, de ocuparse de las cosas verdaderamente importantes de la vida...

El otro le respondía:
- No te preocupes, mañana ya se te va a pasar.

Después de tanto tiempo, palabras mas palabras menos, aún recuerdo ese chiste cada vez que alguien habla como vos en este post.
Creo que resume todo, la sabiduría que a veces tenemos y como la dejamos de lado como si fuera lo mas natural. Desearía tener ese dibujo para hacer un cuadrito y colgarlo en la pared!

Besos.

Angie dijo...

pues si, tocaya, pero cuando nos toca, es porque así tenía que ser. algún día nos vamos a ir... y yo soy de las que está convencida que hay algo más.
por eso, ni te apures.
besos!

Angie dijo...

CARO: Desgraciadamente, este fin de semana he tenido que salir de la ciudad y no podido entrar en mi blog. Pero bueno, ya estoy de vuelta, así que nada, acepto formalmente tu invitación. En cuanto piense un poco en qué 8 cosas poner, publicaré el post. Un beso, Caro!

ROMINITA CHII: Sí, yo también pienso en esas cosas a veces. Espero poder vivir lo suficiente como para poder disfrutar de todas las cosas bonitas que sé que aún me quedan por vivir! No esperes a mañana para decir "TE QUIERO" a la gente a la que quieres, te sentirás de puta madre haciéndolo! Y sí, yo estoy convencida de que algún día, volveremos a ver a las personas que ya partieron. De hecho, no me cabe la menor duda!Un beso!

EMEEFE:Vaya, sí que es cierto que nos olvidamos demasiado pronto de vivir siempre con esa filosofía y esa actitud ante la vida pero bueno, simplemente, ser conscientes de toda esa sabiduría, como tú dices, aunque los efectos no nos duren todo lo que debieran, ya es algo bueno en sí y nos ayuda a madurar y evolucionar. Un abrazo!

ANGIE: Sí, es cierto que todos sabemos que la ley de la vida es nacer y, más tarde o más temprano, morir. Y que, para los creyentes, nos es más facil darle un sentido pero.. es tan desconsolador cuando ocurre tan pronto!es inevitable que uno se haga mil preguntas y apenas encuentre respuestas. Que la vida es así, no consuela demasiado, pero bueno, es algo irremediable, que hay que afrontar y aceptar con la mayor de las valentías y de las fuerzas! me alegra verte de nuevo por aquí, tocaya! ;-) Un beso gordo!