23 diciembre 2010

Rebelión (III) - El desenlace de la Historia...


Isa, Luis, Águeda y Diego se miraron al instante. Les contaron lo sucedido horas antes, pero parecía que nadie les echaba demasiada cuenta. Cuando hubo que ir por un poco más de hielo, nadie quería levantarse y lo echaron a suertes.

-¡Vaya por Dios, siempre me toca a mi! –refunfuñó Águeda- Pues venid conmigo, que yo no me atrevo a ir sola –protestó dirigiéndose a Isa y a Luis.

Cuando llegaron a la cocina, del grifo del fregadero pendía un hilo de agua, pero ni siquiera se atrevieron a hablar: cogieron el hielo a toda prisa y volvieron. Cuando lo contaron, de nuevo nadie les creyó, dado que Luis y Diego llevaban todo el campamento bromeando con Sor Cándida.

Ya de madrugada recogieron todo y se fueron a dormir. Subieron las escaleras a la luz de un pequeño quinqué que usaban para no despertar a nadie, pues los niños y algunos monitores dormían desde hacía rato. Del miedo que les entraba al pensar en lo sucedido ni siquiera se atrevieron a ducharse solos en el silencio de la noche, por lo que se fueron directamente a la habitación. Los cuatro amigos dormían juntos; Diego dormía al lado de la ventana con una linterna enganchada en la mano, porque siempre se levantaba durante la noche para ir al baño y así no se tropezaba con nada ni hacía ruido. Como estaban agotados, enseguida se durmieron y cayeron en un profundo sueño. De repente en mitad de la tranquilidad de la noche Diego pegó un salto de la cama, encendió la linterna alumbrando hacia la ventana y gritó a todo pulmón... “¿Quién anda ahiiiií!”. Los tres se despertaron tremendamente sobresaltados.

-¡Diego, por Dios, qué diablos haces? –gritó Luis.
-¡He visto a Sor Cándida en la ventana! –respondió nervioso.
-¿A Sor Cándida? ¡Anda ya, no digas tonterías! ¿Cómo vas a ver a Sor Cándida? Aquí no hay nada –dijo Isa asomándose por la ventana.
-¡Estaba ahí! Con la cara pálida, un rosario en la mano y mirándonos fijamente. ¡Os juro que la he visto!
-Diego, habrá sido una pesadilla. Es normal después de la sesión de sustos que hemos tenido hoy... Sigamos durmiendo, por favor, que sólo quedan tres horas para que nos suene el despertador –le dijo Águeda intentando tranquilizarlo.

Con alguna que otra dificultad consiguieron volver a dormirse. A la mañana siguiente sonó el despertador muy temprano, se dieron una buena ducha para despabilarse y empezaron un nuevo día de campamento. La jornada transcurrió sin el menor atisbo de extrañezas: no más grifos abriéndose y cerrándose, ni más ruidos extraños, ni más sobresaltos en la noche. Ni tampoco durante los días que quedaban de campamento. Si la casa tenía duendes o fantasmas juguetones o a una Candi con ganas de bromear, sin duda parecía que se habían cansado ya de jugar con ellos. Y como no había vuelto a pasar nada extraño no le dieron más importancia al asunto.

El último día de campamento, cuando estaba ya todo recogido, y los niños y monitores montados en el autocar, sólo quedaban en la casa Isa y Águeda, que estaban revisando que todo estuviera correcto y quedara ordenado. Una vez terminada la inspección de cada habitación, fueron a la suya a recoger sus mochilas y bajaron; a mitad de las escaleras, Isa se acordó de que había olvidado una carpeta con papeles en la habitación. Cuando volvieron por ella...

-¿Cómo ha llegado el crucifijo a la mesilla de noche, Águeda? ¿Lo has puesto tú ahí?
-¿Yo? ¡Qué va, por qué iba a hacer yo eso!

Por unos instantes el silencio se apoderó de la habitación y del resto de la casa.

¡Otra vez no! –exclamaron las dos mirándose atónitas.

Sin mediar palabra Isa cogió la carpeta y bajaron a toda prisa. Cerraron con llave y subieron al autobús rumbo a Almería.

*****

¡Espero que la espera haya merecido la pena y que os haya gustado el relato! Como dije al principio de la historia, está basado en hechos reales... uhhhhh....

Volveré la semana que viene.

¡Que disfrutéis mucho de las fiestas!

¡FELIZ NAVIDAD!


15 diciembre 2010

Rebelión (II)...


Con Luis al frente subieron las escaleras sigilosamente. Cuando llegaron arriba, advirtieron que el ruido procedía de la barraca y a medida que se acercaban, se escuchaba más fuerte. Al descubrir que alguien se había dejado el grifo de una ducha abierto respiraron aliviados y sin más lo cerraron. Justo al salir de la habitación, escucharon otra vez el mismo ruido. Volvieron sobre sus pasos...

-Otro grifo abierto y de otra ducha. ¡Madre mía! ¿Pero esto qué es? –dijo Águeda extrañada.

Estaban revisando todos los grifos para asegurarse de que quedaban bien cerrados, cuando empezaron a oír más ruidos en el otro cuarto de baño. Cuando fueron a ver, efectivamente había un par de grifos abiertos de los lavabos y una de las duchas.

-¡No puede ser! ¡Más grifos abiertos? ¡Pero si los acabamos de cerrar! ¡Qué está pasando aquí? – gritó Luis con la cara descompuesta.

Ante aquella situación un tanto desconcertante volvieron a revisar cuidadosamente todos y cada uno de los grifos, que parecían abrirse y cerrarse como si de una sinfonía musical se tratara. Cuando acabaron, salieron hacia el pasillo a toda prisa y se encontraron con Diego, que venía en su búsqueda al ver que tardaban en bajar.

-¡Aquí está pasando algo raro: los grifos se abren y se cierran solos a su antojo! -le dijeron apresuradamente.
-¡No digáis tonterías! ¿Cómo se van a cerrar y abrir los grifos solos? ¿No será que alguien se los ha dejado medio abiertos sin querer?
-¡No! –contestaron enérgicamente al unísono- Hemos comprobado dos veces que estaban bien cerrados y aun así algunos han vuelto a echar agua a toda presión.
-Eso no tiene mucho sentido, pero bueno vayamos a ver –contestó Diego con total escepticismo.

Una vez más se disponían a entrar en los cuartos de baños: Diego iba el primero, detrás Luis, y después Isa y Águeda agarradas de la mano. Todo estaba en calma. Diego revisó uno por uno los grifos: todos cerrados y en el más absoluto de los silencios...

-Yo no veo nada raro. No los habréis cerrado bien o será que las cañerías están viejas y las zapatillas un poco pasadas.
-¡Vaya! ¡Ahora parece que son paranoias nuestras! –respondió indignada Isa, mientras Luis y Águeda la apoyaban con el gesto de sus caras.
-Venga, vámonos para abajo que están todos esperando –dijo Diego.

Al salir de la barraca.... “¡Frasssssshhhh! ¡Frassssssssshhh! ¡Frasssshhhh!!!”. ¡De nuevo varios grifos en los dos cuartos de baño se abrían y cerraban sin ton ni son! Diego no tuvo más remedio que empezar a alucinar como lo habían hecho sus compañeros minutos antes, mientras sus caras reflejaban satisfacción por demostrarle que no estaban locos a la vez que desconcierto. Resignados ante lo inexplicable volvieron a cerrarlos uno por uno.

No habían comenzado a bajar las escaleras cuando de repente por el grifo del bidé de uno de los baños de monitores, situado en el otro ala de la casa, el agua empezó a correr a toda pastilla. De puro nervio y sin poder controlarlo Isa comenzó a llorar y Águeda a reírse. Diego y Luis simplemente callaban mientras contemplaban la escena boquiabiertos. Para sorpresa de todos Isa, que era la más miedica, entró en el baño con total determinación.

-¡Vámonos de una vez para abajo, por Dios! –dijo mientras cerraba con todas sus fuerzas el grifo.

El resto de monitores extrañados por la demora no tardaron en preguntarles qué pasaba al verles bajar con la cara blanca, aunque los cuatro testigos del extraño suceso no quisieron decir nada en ese momento en presencia de los niños.

Decidieron continuar con la marcha de lo que restaba de día como si no hubiese pasado nada. Cenaron, hicieron la actividad de la noche con los niños en el porche, tuvieron un rato de oración, los acostaron a todos y por último hicieron la reunión de evaluación. Todo volvía poco a poco a la normalidad.

Terminada la evaluación por fin llegó el rato de relax. Alberto, otro de los monitores, fue a la cocina por algunos snacks y por la botella de ron que estaba celosamente escondida en el estante más alto de la alacena.

-¿Quién ha sido el último que ha estado en el lavadero? Porque se ha dejado el grifo de la pileta abierto... –comentó al volver.




Continuará...


Safe Creative #1012098035641

09 diciembre 2010

Rebelión (I)...

La primera semana de agosto era la más esperada del verano. Tras semanas de trabajo y mucho esfuerzo por fin estaba todo listo para el campamento que el Proyecto Arco Iris, un grupo cristiano de una parroquia almeriense, organizaba cada año en Huetor-Santillán: un pueblo de Granada.

El lunes a primera hora trece adultos, entre monitores y equipo de cocina, y cincuenta menores de entre doce y catorce años partían en autocar rumbo a Huetor para pasar diez días en un caserón en medio de la sierra, propiedad de las monjas jesuitinas de Granada. El viaje, salvo el mareo de una niña y una corta parada en un área de servicio, transcurrió sin incidencias y en un par de horas llegaron a su destino.

La finca era muy grande; tenía una pequeña piscina, j
ardín, un huerto y una zona de árboles frutales. La casa, de paredes encaladas y tejas antiguas de barro, tenía dos plantas. En la planta baja estaba la cocina con un lavadero, el salón-comedor, una pequeña sala de reuniones para los monitores, la sala de juegos y un aseo. Una escalera de madera y loza conducía a la planta alta, donde había cinco dormitorios y dos cuartos de baño, para uso de los monitores, y una barraca con cuarenta literas y dos cuartos de baño, uno para chicas y otro para chicos, con cinco duchas, cinco lavabos y cinco retretes cada uno, para uso de los niños. En la parte delantera de la casa había un porche de vigas de madera donde cada día desayunaban todos al fresco de la mañana.

Como ya habían organizado varios campamentos, el proceso de instalación en la casa estaba perfectamente controlado: en algo más de una hora los niños habían elegido litera, todos habían deshecho los equipajes, el equipo de cocina ya preparaba el almuerzo y los monitores se disponían a comenzar las primeras actividades. ¡Por fin el campamento comenzaba a rodar!

Cada noche, cuando ya los chicos dormían, los monitores se reunían para hacer balance del día y recordar brevemente las actividades preparadas para el día siguiente. Éste era uno de los momentos más esperados, pues después de un día agotador a cargo de cincuenta niños era imprescindible tener un rato de desconexión en el que poder charlar tranquilamente una vez concluido el día de trabajo.

En cada estancia de la casa había un crucifijo colgado en la pared; en la sala donde se hacían estas reuniones además había un viejo y oscuro cuadro de Sor Cándida, una monja jesuitina que había fallecido hacía años. Con la intención de asustar a las monitoras Luis y Diego llevaban un par de días bromeando con que la casa estaba poseída por el espíritu de Candi, como ellos la llamaban, y diciéndoles que tuvieran cuidado porque vigilaba todos sus movimientos. Y aunque las chicas no les echaban cuenta, lo cierto es que cada vez que miraban el cuadro no podían evitar sentir algún que otro escalofrío.

Era el quinto día de campamento y como cada noche los monitores organizaban a sus grupos para las duchas y la cena antes de hacer una última actividad en el jardín. Cuando ya estaban todos esperando en el porche, de repente se escuchó un ruido en la planta de arriba...

-¿Y ese ruido? Si arriba no queda nadie... –dijo Águeda a Isa, la jefa del campamento.
-No sé, subamos a ver qué es. Luis, ven con nosotras –le susurró.


CONTINUARÁ...

Safe Creative #1012098035641

01 diciembre 2010

Ironías de la vida (II)...

Siento haber tardado más de la cuenta en publicar este segundo post que adelanté en el último que publicaría.

Cuando el profe de creación literaria nos mandó hacer un microrrelato basado en el plagio creativo, nos puso como límite que no tuviera más de 200 palabras.
Cuando me puse a escribirlo de primeras, me salieron 320 y, aunque me quebré mucho el coco, no logré dejarlo en 200: tenía 225 palabras.

Después de leerlo en clase, el profe me retó a que lo redujera en 50 palabras más. ¿Quitarle 50 palabras? ¿Tú estás loco? ¡Imposible, si me las ví y me las deseé para dejarlo en poco más de 200! pensé, jajaja...

Pero después de darle vueltas al microrrelato, leerlo y releerlo, de principio a fin, de fin a principio...

¡Lo logré!

¡Reto conseguido: 50 palabras menos y la historia no ha perdido sentido!

¡Olé yo! jajaja...

Y así fue como quedó...

"IRONÍAS DE LA VIDA"

Cuando nació las enfermeras no hablaban de otra
cosa... “¡Qué feo el niño de la 78!”

Para su madre Pepín era guapísimo, pero su padre no lograba ocultar que su favorito era su hijo mayor.

A diferencia del hermano Pepín era regordete, bajito y miope. En el colegio lo llamaban cerdito gafotas, cuando iba con su hermano oía cuchicheos señalándolo como el feo de la familia e incluso éste se metía con él.

Creció y seguía siendo feo, aunque no le importaba demasiado pues con su simpatía siempre conquistaba a todos. Aún así un día decidió apuntarse al gimnasio y operarse la miopía. Con mucho esfuerzo Pepín, aunque seguía siendo bajito, logró convertirse en un apuesto galán; al contrario que su hermano: ahora calvo, fofo y con arrugas prematuras por tomar tanto sol durante años.

Ahora cuando iban juntos lo que cuchicheaban era lo atractivo que se había vuelto y lo mal que se conservaba su hermano. Y a Pepín siempre se le escapaba una pícara sonrisita cuando oía que ahora el feo de la familia no era él...

22 noviembre 2010

Ironías de la Vida...



Cuando nació, las enfermeras no hablaban de otra cosa... “¡Qué feo el niño de la 78!”

Para su madre Pepín era guapísimo, pero el padre, que ya tenía otro hijo, no pensaba igual y aunque quería disimularlo no podía ocultar que su favorito era el mayor.

Pepín era regordete, bajito y miope: lo contrario a su hermano. En el colegio lo llamaban cerdito cuatro ojos y cuando iba con su hermano siempre oía cuchicheos que lo señalaban como el feo de la familia. Incluso éste se metía con él para hacerle rabiar.

Ya hecho un hombre seguía siendo feo, aunque no le importaba demasiado pues con su simpatía siempre conquistaba a todos. Aún así un día decidió cambiar algunas cosas: se puso a dieta, se apuntó al gimnasio y se operó la miopía. Tras varios meses y mucho esfuerzo Pepín seguía sin ser alto, pero se convirtió en un apuesto galán. Todo lo contrario que su hermano que ahora estaba calvo, sin forma física y con arrugas prematuras por tomar demasiado sol durante años.

Ahora cuando iban juntos lo que cuchicheaban era lo atractivo que era y cuánto había mejorado con los años y lo mal que se conservaba su hermano sin embargo. Y a Pepín siempre se le escapaba una pícara sonrisita cuando oía que ahora el feo de la familia era su hermano...
Safe Creative #1011227907774
***


Este relato surge de la puesta en práctica del "PLAGIO CREATIVO", una técnica que consiste en aprovecharnos de la riqueza literaria, teatral y cinematográfica que nos rodea, de forma que se extraen cuatro ó cinco puntos fundamentales de la trama que nos sirvan para escribir una historia, eso sí, aportando algo más para que no sea un plagio simplemente (se puede cambiar el final, aportar algún personaje nuevo, ambientarlo en otra época, con una problemática actual, etc...).

En este caso yo elegí basarme en el cuento de "El patito feo", saqué como puntos fundamentales:

1.- Cuando nace el patito es el más feo de la familia.

2.- Su madre se avergüenza de él y lo rechaza.

3.- Pasa el tiempo y sigue siendo feo.

4.- Los demás le gastan bromas y se meten con él.

5.- Finalmente deja de ser feo y se convierte en un precioso cisne.

Y mi aporte añadido es que no sólo el hermano feo deja de serlo, sino que el hermano guapo se vuelve feo... la vida, que da muchas vueltas, jejeje...

Os animo a poner en práctica esta técnica. A mi me ha resultado un tanto complicada, pero merece la pena estrujarse un poco los sesos y ver luego que consigues inventarte una historia, independientemente de que sea mejor o peor.

Espero que os guste! El próximo post, tendrá mucho que ver con éste. (este profesor nuestro de creación literaria, que nos hace sudar la gota gorda, jajaja...)

09 noviembre 2010

La Casa Encantada...


Cuando era niño creía que aquella casona abandonada a la salida del pueblo estaba encantada.

Recuerdo haber ido una vez a investigar con mis amigos al caer la noche. Escondidos entre los matorrales del jardín vimos sombras moverse tras la ventana rota de la vieja torre que coronaba una de sus esquinas; de repente oímos gritos y alaridos que hicieron que saliéramos corriendo a toda prisa muertos de miedo.

Ninguno de nosotros volvió a ir a la casona hasta algunos años después... cuando descubrimos que aquello más que una casa encantada era una casa con encanto para jovenzuelos apasionados...
Safe Creative #1011227907798
***

Sé que llevaba casi un mes sin publicar nada, últimamente no estaba muy inspirada. Pero como ya he empezado el taller de creación literaria intentaré no tardar tanto en publicar a partir de ahora, pues todos los días escribimos cositas en el taller.
El ejercicio de hoy era "El binomio fantástico", una técnica que consiste en hacer un microrrelato en el que aparezcan dos de las palabras que habíamos echado en una bolsita previamente (una por cada alumno). La mano inocente sacó "niño" y "torre". Y éste ha sido el microrrelato que se me ocurrió a mi. Como véis está ¡recién salido del horno! A ver qué os parece.
Besos a todos.

14 octubre 2010

Encadenado...


Cada vez que te veo me pierdes
y me pierdo si no te veo.
Te veo y me dibujas la sonrisa
porque tu sonrisa es medicina.
Medicina sin receta que surte en mi un hechizo:
el hechizo misterioso que cada día me resucita.
Resucito si me besas
porque tus besos son de vida.
Un vida que contigo es de color:
del color de la alegría.
Si la alegría me inunda el alma
es porque mi alma está de suerte.
Que mi suerte son tus ojos
y tus ojos me desarman.
Si te desarmo al tocarte,
si al tocarme llego al cielo,
si llego al cielo es porque contigo sueño.
Si en mis sueños te deseo,
mis deseos son locura.
La locura me devora
y te devoro en un abrazo.
Que tus abrazos mi corazón derriten
y me derrito en un suspiro.
En tus suspiros va un te quiero
porque te quiero desde siempre.
Si siempre el uno por el otro todo lo daría,
¡qué no darían algunos por quererse
como nosotros nos queremos!

Safe Creative #1011227907804


Nota para los que siempre piensan que todo lo que escribo es porque me está pasando a mi, jaja... Son mis ojos, sí, pero No, No estoy enamorada...)

06 octubre 2010

Otra Vez Será...

Dada la poca acogida que ha tenido entre los lectores la propuesta de la elección del Mejor Post de 2009 de El Mundo de Angie, me veo obligada a suspender las votaciones a "mejor entrada del año", pues no creo que vaya a votar nadie más si a estas alturas no lo ha hecho ya.

Quiero dar las gracias a:

Satie, que votó por "Arriba las manos"
Happy Eyes, que votó por "Mr. Face y Mrs. Bokk"
Alijodos, que votó por "Leo, el vecino del 5º"
Ipodgirl, que votó por "Hola Perico".

Como cada uno votásteis por una entrada diferente ni siquiera podemos elegir una como la más votada. Pero ¡Gracias por tomaros el interés de participar y colaborar conmigo!

Me hubiera gustado poder seguir la tradición, pero me quedaré con las ganas, ¡qué le vamos a hacer! Esta vez no podrá haber un "mejor post de 2009" oficial aunque ¡al menos sé cuáles fueron las entradas favoritas de vosotros cuatro!

¿Queréis saber cuál era mi post favorito...? Mmmmm... lo estaba intentando, pero me cuesta decidirme por uno (soy tan indecisa!jeje): es que todos tienen algo especial para mi... Así que como no soy capaz de quedarme con uno sólo, os diré qué es lo que me gusta de cada uno de ellos, ¿os parece?


"Maldito sea el destino"
: Creo que es uno de los textos más intensos y emotivos que he escrito en mi vida. Muchos de vosotros pensásteis que era una historia autobiográfica...¡afortunadamente no lo es y espero que no lo sea nunca! Es desgarrado y creo que es eso precisamente lo que engancha de alguna forma al que lo lee, pues quien más y quien menos todos hemos perdido (incluso auqnue no sea una pérdida extrema como es la muerte) a alguien alguna vez en la vida y nos identificamos con esos sentimientos de pérdida.

"Miradas": La mirada es el espejo del alma... ¡Hay tantas cosas que decir -queriendo y sin querer- a través de una mirada! A este escrito le tengo un cariño especial: es el ejercicio de prosa poética más conseguido que he escrito hasta ahora, así que estoy bastante orgullosa de él. Además mi profesor de creación literaria me lo valoró estupendamente. :D

"Hola Perico": ¿Qué puedo decir de este escrito? Está lleno de amor, de cariño y de ilusión por la llegada del que hoy es el pequeño principito de mi corazón: mi sobrino Perico. Hoy, que hace ya más de un año que nació, puedo decir que cuando escribí esta carta me quedé demasiado corta imaginando ¡lo maravilloso que sería ser tita!

"Destino"
: Es el relato más largo que he escrito hasta ahora. Me encanta porque fue todo un reto para mi inventar una historia totalmente ficticia llena de suspense e intriga que enganchara a la gente como la enganchó. Generó gran expectación entre sus lectores, ya que entre otras cosas tardé un mes en publicarla entera si mal no recuerdo.

"Miénteme"
: Ésta es otra carta poética en la que creo que conseguí hacer algunos buenos hallazgos literarios. Yo diría que lo más sugerente de este escrito es su trasfondo y la reflexión que te invita a hacer tras su lectura...

"Porque estás a mi lado": Poema de exaltación del amor que se me ocurrió escribir pensando en dos personas que gozan del amor en su estado puro. De los dos regalos de boda que les hice a dos grandes amigos éste fue uno de ellos. Y cobra carácter de especial por la ilusión que sé que les hizo leerlo por primera vez.


"El andén"
: Me gusta (también, jeje) este relato. Ana y el tren de los abrazos y los adioses, de pasiones, olvidos y fríos. Cómo recordar algo con cierta melancolía pero sin dolor: simplemente con una sonrisa que refleja el buen sabor de lo vivido.

"Ana, la gata": Este relato nació gracias al "Premio al blog femenino e inteligente",que me dio Happy Eyes, y que consistía en inventar una historia que contuviera los conceptos de "amor, vida, viaje, cine y literatura". Al principio pensé que no iba a ser capaz de escribirlo por tener que ceñirme a una serie de temas fijados de antemano, pero la inspiración fue benévola conmigo y al final fui capaz de escribir un relato romántico que me gustó mucho cómo quedó, sobre todo, por el buen sabor de boca que creo que deja su final.


"Leo, el vecino del 5º"
: Este relato también es romántico y en su día también generó mucha expectación entre sus lectores (puesto que fue publicado en tres partes). Leo logró convertirse en el hombre de los sueños de más de una bloguera (incluida yo, jaja..). A mi profesor en cambio no le gustó demasiado, me dijo que estaba bien escrito pero que la temática no era demasiado original y que era muy "de Corín Tellado" (lo único bueno que me dijo es que lo había escrito mejor de lo que lo hubiera hecho ella, jaja..). A mi, como soy una romántica empedernida, sí que me gusta y en su día lo defendí a capa de espada ante la clase, jeje.. Mi parte favorita del relato es la descripción de lo que siente Ana cuando está muerta de miedo: creo que está bastante conseguida.

"Arriba las manos": De este relato también estoy orgullosa porque fue un doble reto. Por un lado escribir algo que, aunque bastante light, tuviera cierta dosis de erotismo. Y por otro lado porque en esta ocasión no surgió la historia y luego busqué las imágenes que la ilustraran, sino que fue al revés: tomé las imágenes de un blog que suelo leer a menudo y a partir de éstas imaginé qué historia podía haber tras esas sugerentes imágenes.

27 septiembre 2010

Más vale tarde...

Hoy publico un post que por circunstancias que ahora no vienen al caso ha tardado mucho más de lo que pretendía en ver la luz: algo así como nueves meses más... Pero más vale tarde que nunca, ¿no? :D

Desde que El Mundo de Angie abrió sus puertas, viene siendo habitual a principios de cada año que esta humilde servidora proponga una serie de posts (escritos durante el año recién terminado) como candidatos para ser proclamados como el Mejor Post del Año.

Para tal elección necesito, cómo no, la inestimable colaboración de mis queridos lectores: que serán los que con sus votos (y su paciencia, para leer las entradas que no hayan leído) elijan su post favorito para ser merecedor de tal condición.

Y sin más dilación...

Los candidatos a ser MEJOR POST DE 2009 son:
(he puesto las primeras líneas de cada entrada, para leerlas enteras pincha en el título)


Maldito sea el destino (21-03-2009)

Hola, mi amor: Hoy hace un mes y me parece mentira estar diciendo esto. Un mes sin verte y que se me ilumine el alma. Un mes sin perderme en tu sonrisa. Un mes sin navegar en tu mirada. Un mes sin sentir el calor de tus brazos. Un mes sin que los latidos de nuestros corazones vayan al unísono. Un mes que no te encuentro en la suavidad de tu piel. Un mes sin pasear juntos por los jardines del Edén. Un mes sin saborear tus besos. Un mes sin que revoloteen contentas las mariposas de mi estómago. Un mes que tu princesa te llora sin consuelo. Un mes sin ti. Un mes caminando sola. Sólo hace un mes y me parece toda una eternidad. Una eternidad hecha de minutos...

Miradas (02-04-2009)

Hay miradas valientes que se atreven con todos y otras cobardes que se paralizan con los miedos. Miradas transparentes que no ocultan nada y otras oscuras que esconden multitud de secretos. Hay miradas dulces como la miel y otras amargas como el desamor. Miradas cariñosas y cercanas y otras más frías que el hielo. Miradas profundas que traspasan las almas y otras vacías que pasan inadvertidas. Hay miradas que iluminas hasta el día más gris y otras que se apagan lentamente, heridas por la falta de entusiasmo. Miradas que aman sin medida y otras que odian tanto que se vuelven negras. Miradas que mendigan siquiera un poco de cariño. Hay miradas...

Hola Perico (11-05-2009)

Hola Perico: Aún no sabes qué es El Mundo de Angie, pero qué más da... Hace casi dos años y medio escribí en él un post sobre una cigüeña que lamentablemente semanas más tarde resultó perderse por el camino. Tan triste me sentí cuando supe que la cigüeña te había extraviado que no me apeteció dejarlo allí por más tiempo, así que lo borré. Era como si haber hablado tan pronto de ti te hubiera traido mala suerte. Meses después volvieron a encargarte, aunque esta vez apenas se enteró nadie. Casi nadie en la familia y nadie que leyera mi blog. El chasco de la primera vez me hacía temer contarlo (probablemente influenciada por una absurda superstición) por si las...

Destino (18-06-2009)

"-Íñigo, ¿a qué hora me dijiste que habías quedado con Estela? -A las cinco. -Estupendo. En diez minutos paso a buscarte. -Vale, ahora nos vemos. Ciao". Íñigo y Samuel eran amigos desde los siete años. Parecía que hacía dos días que jugaban al fútbol en el barrio, sin embargo habían pasado ya más de veinticinco años. Estela era prima de Íñigo. Prácticamente se habían criado juntos pero, desde que a él le salió aquel trabajo en Madrid para una importante multinacional, sólo se veían unas cuantas veces al año, casi siempre en reuniones familiares. "-¡Qué ganas tengo de verla! No nos vemos desde Navidad comentó Íñigo mientras subían en el ascensor. -¡Y yo! Igual ni...

Mr. Face y Mrs. Book (13-07-2009)

Los fantásticos, maravillosos y entretenidos tests de Mr. Face y Mrs. Book, flamantes dueños de Facebook dicen que Angie... Fue madre con 21 años. Con lo que su querido churumbel (cuyo paradero desconoce en la actualidad) ya hará la comunión el año que viene. Se casará en 2012. Año en que, según los mayas, se acabará el mundo. Esperemos que no sea por culpa de tan esperado acontecimiento. La inicial del nombre de su gran amor es la A. ¿Así que con la A? A de Anselmo, Antonio, Andrés, Abel, Abraham Atanasio (¡ojú, qué mal suena!), Adriano, Agustín, Alberto, Alejandro, Alfonso, Ángel (Ángel y Ángela, ¡qué gracioso, lo bien conjuntado que queda!)...

Miénteme (18-07-2009)

Sólo con mirarnos la luz de tus ojos me llevó a otra realidad. Nuestro amor fue puro algodón de azúcar desde aquella primera mirada compartida: eclipse de sol y luna, mezcla de agua y sal, cara y cruz de una misma moneda, olor a azahar, pieza perfecta. Lo bello de mirarte era sentirme siempre vestida de besos. Juntos lo común se convertía en especial, lo sencillo en inolvidable; juntos, nuestro mundo era un mundo perfecto lleno de pétalos de rosa. Pero un día como otro cualquiera cruzaste la línea de fuego y caímos en la trampa de cristal. Dime, ¿en qué nos equivocamos?Porque el amar no es querer y tu querer ya no es el amar con el que siempre me soñabas. Intenté...

Porque estás a mi lado (27-07-2009)

Tus miradas traviesas y tu dulce sonrisa hacen que recuerde que el mundo, mi mundo, es un lugar más bonito. Porque estás a mi lado. Cuando, entre sueños, siento en mis labios el sutil cosquilleo de tus besos, abro lentamente mis ojos y vivo cada mañana el más dulce despertar. Porque estás a mi lado. Cada noche, cuando apareces por el umbral de la puerta, mis sentidos reclaman a toda voz tus locas caricias que estremecen los poros de mi piel. Cúmulo de sensaciones que inunda mi alma. Porque estás a mi lado. Cuando me tomas de la mano, me dibujas sonrisas de purpurina tiñendo de rosa mis preocupaciones más grises. Porque estás a mi lado. No me...

El andén (01-08-2009)

Como cada verano Ana llegó a la estación de trenes cargada de maletas. Por fin volvía a su tierra para disfrutar de sus ansiadas vacaciones. Los andenes eran un hervidero de gente, unos que volvían y otros que se iban: padres recibiendo a hijos después de un largo curso en otra ciudad, guías esperando a su grupo de turistas, enamorados que se resistían a despedirse. Ana iba sola. Besos y abrazos en todas direcciones y ninguno era para ella. Subió al tren y no tardó en encontrar su asiento: vagón 2, 23-V. Se acomodó y quedó a la espera de que el revisor picara su billete. Al cabo de unos minutos el tren cerró sus puertas y empezó a avanzar. Lentamente se iba alejando de un...

Ana, la gata (20-08-2009)

Como cada mañana a Ana le encantaba desayunar en la terraza mientras leía un rato el periódico. Ojeando la cartelera, vio que en uno de los cines de verano de la ciudad reponían "La gata sobre el tejado de zinc". De repente sintió cómo se le erizaba el vello y sufrió un viaje al pasado que la transportó una década atrás, a su época univertisaria... "Hacía mucho que Ana no le dedicaba tiempo a una de sus aficiones preferidas. Durante sus años de Universidad participó en varios talleres de escritura, que siempre le habían parecido de lo más interesante. En el primero al que se apuntó solían recitar poemas de Bécquer y Neruda; leían a los grandes maestros de la literatura...

Leo, el vecino del 5º (05-10-2009)

Ana llevaba algunos años viviendo en el mismo bloque de pisos. Sólo eran diez vecinos, así que se conocían todos muy bien. Salvo contadas excepciones como la odiosa vecina cotilla del 2º izquierda todos los vecinos eran bastante agradables; no obstante con el que mejor se llevaba era con Leo, el vecino del 5º. Ana y Javián siempre habían tenido mucho trato con él, ya que los tres eran más o menos de la misma edad. Hacía casi dos años que Leo vivía ssolo, tras haber roto con su novia, con la que había vivido allí mismo durante tres años. A raíz de la ruptura de Ana y Javián, Leo y ella empezaron a verse más a menudo. Él hacía relativamente poco que había pasado por una...

Arriba las manos (20-10-2009)

Empezaba a anochecer y Ana por fin llegaba a casa. Después de un largo día de trabajo estaba deseando quitarse los tacones y ponerse cómoda. Medio a oscuras porque la lámpara de la entrada se había estropeado el día anterior entró en casa. Sin cerrar la puerta para tener algo de luz, colgó la chaqueta que había en el perchero de detrás de la puerta y se agachó a recoger los zapatos, que habían volado por los aires nada más abrir la puerta. Uno de los zapatos había caído en la entradita y el otro junto a la puerta del salón, que era la sala más cercana a la puerta de la calle. En medio del silencio Ana escuchó un ruido.Ruido de pasos que la dejaron inmóvil con un zapato en la mano...

***


Mantendré un tiempecillo abierta esta propuesta para que dé tiempo suficiente a que participe el mayor número de lectores posibles.

Y desde aquí quisiera hacer un llamamiento...

A los lectores que me siguen y no suelen comentar, para que esta vez sí lo hagan y así ayuden a decidir cuál será el mejor post de 2009.

A los que me leen siempre decirles que ahora quizá tengan la oportunidad de volver a leer entradas que en su momento les divertieron, les hiceron reír o llorar, les emocionaron... en definitiva, que les gustaron.

A los que entraron por primera vez hace poco tiempo por aquí y no les suena ninguna de las entradas, pues que ¡qué mejor ocasión que ésta para conocer así un poquito más El Mundo de Angie y leer lo que en mi opinión "me quedó apañao" en 2009!

¡Gracias de antemano a todos!

23 septiembre 2010

¿Dónde Está?...


-Papá, papá... ¿Dónde está el Guadalquivir?

-Mmm... No sé, pregúntale a tu madre... ¡que siempre lo guarda tó!

06 septiembre 2010

Algo Más...

Algo más que palabras
Algo más que silencios

Algo más que una ilusión
Algo más que un quizá

Algo más que amistad
Algo más que confusión

Algo más que un paseo por la playa

Algo más que la distancia

Algo más que un destino
Algo más que un secreto

Algo más que una esperanza
Algo más que una curiosidad

Algo más que una caricia
Algo más que un juego

Algo más que un beso
Algo más que una espera

Algo más que un abrazo
Algo más que una oportunidad

Algo más que una risa
Algo más que un llanto

Algo más que un desprecio
Algo más que una mirada

Algo más que un escalofrío
Algo más que un chispazo

Algo más que un camino
Algo más que una encrucijada

Algo más que una sonrisa
Algo más que una lágrima

Algo más que miedo

Algo más que ganas

Algo más que una pregunta
Algo más que una respuesta

Algo más que una mentira
Algo más que una verdad

Algo más que un sí
Algo más que un no

Algo más que un principio
Algo más que un final

Algo más que tú
Algo más que yo

Algo más que nada
Algo más que todo...

¡Algo más que un poquito chiquitito!



Safe Creative #1009067254219

06 julio 2010

Oídos Sordos...

El silencio de la calle sólo era interrumpido por el sonido lejano de algún coche al pasar y por el ruido de los aires acondicionados que llevaban funcionando todo el día. Eran casi las tres de la madrugada y el calor seguía siendo insoportable. Ni una gota de aire que viniera a dar un pequeño respiro a los cuerpos sudorosos que una noche más intentaban conciliar el sueño sin demasiado éxito.

Harto de dar vueltas en la cama fue al baño a refrescarse un poco: se mojó las muñecas y metió la cabeza bajo el grifo hasta que se le empapó el pelo. Algo más aliviado salió al balcón a fumarse un cigarrillo, que encendió con una calada honda para intentar calmar su ansiedad.

Era pleno agosto y como en todas las ciudades calurosas que no son costeras había cantidad de aparcamientos libres por todos sitios y apenas ningún coche circulando. La calle estaba desierta y de no ser por el cambio cíclico de color de los semáforos el mundo parecía estar detenido.

Un hombre y una mujer llegaron en un coche que paró en el semáforo de enfrente. Ella se apresuró a salir dando un portazo y el hombre no tardó en salir tras ella gritándole.

-¿Adónde te crees que vas, zorra? ¡Vuelve al coche!
-Déjame en paz, ¡estás bebido!
-¡He dicho que vengas, coño!- le dijo zarandeándola fuertemente del brazo.

Mientras el fumador miraba a la pareja desde el balcón, la mujer escapó como pudo de aquel hombre e intentó refugiarse tras uno de los coches que había aparcados.

-Es lo mejor, no podemos seguir así.
-¡Estás loca si piensas que voy a darte el divorcio y quedarme sin nada!
-Tú no me has querido nunca.
-¡No te vas a librar de mi tan fácilmente!
-¡No aguanto más!
-¡Que te calles de una puta vez! O subes al coche o te subo, ¡elige!; pero va a ser peor que vaya yo... - profirió el hombre hecho un energúmeno.

La mujer, guiada por el miedo a que llevara a cabo su advertencia, volvió a acercarse a él.

-Tranquilízate, nos están mirando desde esa terraza.
-¡Me importa una mierda que nos miren. Si tiene agallas que baje y me mire de cerca!- vociferó mirando hacia el balcón, mientras el fumador, impertérrito, seguía asomado.
-Por lo que más quieras, ¡cállate y deja de chillar!
-Chillaré si me da la gana, ¿te enteras? ¡Tú no eres nadie para darme órdenes, que te quede claro! ¡Que sea la última vez! –respondió él dándole un puñetazo tan fuerte que la tiró al suelo, le dejó los nudillos marcados en la mejilla y le abrió una raja en el labio que enseguida le empezó a chorrear sangre.

La mujer rompió a llorar: sabía cómo terminaban las discusiones que empezaban por un puñetazo... No se sentía con la fuerza suficiente para plantarle cara a su marido de una vez por todas, así que sin rechistar, se levantó del suelo y, temerosa de que la ira de su marido creciera más aún, volvió a subir al coche.

El fumador, que apuraba las últimas caladas de su cigarro, contemplaba la escena como quien mira llover tras la ventana. Dio una última calada y volvió a su habitación...

Safe Creative #1007066746513

"Siguen muriendo mujeres y nosotros en SILENCIO"
(Tino Tovar).





Dedicado a todas las mujeres
que sufren el maltrato.
¡Basta ya!

21 junio 2010

15 Años...

Cuando publiqué el post del sábado, titulado Hoy, tenía pensado continuarlo con lo que realmente significaba: el relato del recuerdo de una maravillosa e inolvidable experiencia que viví hace quince años y cuyo aniversario fue el día 19.

Cuando en el fin de semana me puse a escribirlo, de repente las musas que vinieron a visitarme le dieron un giro de 180º al papel y de mi mano empezó a salir, guiada por la divina inspiración, la continuación de un post que publiqué hace más de un año y que siempre fue muy especial para mi:
Maldito sea el destino. (¡ALTAMENTE RECOMENDABLE LEER ESTE POST PRIMERO!)

Así que el post que en un principio tenía en mente, va a esperar unos cuantos días más (ya os contaré de qué hace 15 años, jaja) y de momento os dejo la segunda parte de Maldito sea el destino. Espero que os guste, ya me direis qué os ha parecido.


15 AÑOS

Hoy hace quince años.
¡Parece mentira que haya pasado tanto tiempo!

Cuando el destino decidió apartarte de mi lado para siempre en aquella maldita carretera creí que mi vida se marchaba contigo también. ¡Algo dentro de mí cambió para siempre! El dolor me apretaba tan fuerte el pecho que a veces sentía ahogarme sin remedio y que mi corazón dejaba de latir.

No fui consciente de que te habías ido hasta que fueron pasando los días y los meses; de repente empezaba a darme cuenta de que los pequeños detalles ya no eran como habían sido siempre... La pasta de dientes ya no se secaba por estar mal cerrada, ni el inodoro tenía la tapadera levantada nunca; ya no había peleas de cojines por conseguir el mando de la tele, ni nadie que se comiera a medias conmigo el bol de palomitas cuando veía alguna película en casa; ya no había nadie que me dejara notas en la nevera, ni que me diera mimos y caricias antes de dormir. ¡Y tantas y tantas pequeñas cosas que un día desaparecieron sin más!

Durante mucho tiempo el lento caminar de las agujas del reloj me arañó sin compasión haciendo de mi piel jirones que eternizaban mi agonía. Con tu adiós inesperado los pilares de mi fe sufrieron una tremenda sacudida y me rebelé contra todo y contra todos por no entender por qué me había tenido que pasar algo tan horrible. Una rabia incontrolable se apoderó de mí haciendo que sólo fuera capaz de odiar a todo el que veía feliz a mi alrededor... “¿Por qué ellos sí y yo no?”, me preguntaba una y otra vez sin hallar respuestas que calmaran mi pesar. ¡Tardé mucho en comprender que ese odio sólo me hacía más daño, acrecentando mi dolor!

Mi familia siempre estuvo ahí. A pesar de que muchas veces les hice daño con mis palabras iracundas, jamás me desampararon ni dejaron de darme todo su amor, su apoyo y su cariño. ¡Estoy segura de que tienen ganado el cielo por haber aguantado mis depresiones con tanta paciencia!

Fuiste el primer hombre que me quiso y al que quise de verdad; decidimos declarar nuestro amor ante Dios y nos amamos hasta que la muerte nos separó. Llegué a creer que la vida no me daría más oportunidades: que jamás reharía mi mundo y que no volvería a ser feliz porque la herida no cicatrizaría nunca. ¡Siempre ocuparás un lugar más que especial en mi corazón!

Hoy hace quince años de aquel día fatídico y he sentido la necesidad de venir a verte. Pocas veces he sido capaz de hacerlo a lo largo de todos estos años: ¡era demasiado doloroso!

Sé, porque alguna vez lo habíamos hablado, que siempre deseaste que rehiciera mi vida con alguien que me quisiera tanto como me querías tú a mi si alguna vez te pasaba algo. Hoy vengo a verte porque quiero contarte que soy feliz. ¡Presiento que lo sabes y que te alegras desde donde quiera que estés! Hace siete años la vida me puso en el camino a alguien muy especial... mi marido Jorge. Me ama con locura. ¡Yo también lo amo a él! Y es un padre maravilloso... mi hija Estrella te encantaría, es una niña genial. Te confortará escuchar que Jorge me trata tan bien como lo hacías tú y que es un gran hombre, ¡intuyo que hubierais congeniado!

A veces tengo la sensación, cuando el peligro me acecha, de que me coges de la mano y me apartas de él. Siento que cuidas de mí como el mejor ángel de la guarda que pudiera tener.

Algún día nos reencontraremos, ¡estoy segura!
¡Ojalá seas tan feliz allá donde estés como lo soy yo aquí!



Un beso muy fuerte, cariño...
Safe Creative #1006216644662

POR SI A ALGUIEN LE QUEDA ALGÚN MÍNIMO RESQUICIDO DE DUDAS
QUIERO DEJAR CLARO QUE:

¡ESTA HISTORIA NO ES AUTOBOGRÁFICA!

AFORTUNADAMENTE A LA AUTORA DE ESTE BLOG
NUNCA LE HA PASADO ALGO NI REMOTAMENTE PARECIDO.

LOS PERSONAJES SON TOTALMENTE FICTICIOS, CUALQUIER PARECIDO CON LA REALIDAD ES PURA COINCIDENCIA.

SIMPLEMENTE HE INTENTADO PONERME EN LA PIEL DE ALGUIEN QUE PASA POR UN TRANCE TAN DRAMÁTICO E INTENTAR IMAGINAR QUÉ SENTIMIENTOS PUEDE TENER EN EL MOMENTO DE LA DESGRACIA Y HASTA 15 AÑOS DESPUÉS.

Y TRAS UNA CONVERSACIÓN CON ALGUIEN QUE CONOZCO, ME CONSTA QUE NO HE ESTADO MUY DESENCAMINADA EN MI EMPATÍA.

VAYA POR DELANTE DECIR QUE LA INVENCIÓN DE ESTA HISTORIA ESTÁ HECHA DESDE EL MÁXIMO DE LOS RESPETOS HACIA TODAS AQUELLAS PERSONAS QUE HAYAN VIVIDO ALGO ASÍ; Y POR SUPUESTO, CON LA INTENCIÓN DE SOLIDARIZARME CON ELLAS Y HACERLES LLEGAR UN MENSAJE ESPERANZADOR CON EL QUE CREER FIRMEMENTE QUE UNO PUEDE REHACER SU VIDA Y VOLVER A SER FELIZ A PESAR DE LOS GOLPES DUROS QUE A VECES DA LA VIDA.

19 junio 2010

Hoy...

¡Hoy hace 15 años!

¡¡¡Parece mentira que haya pasado tanto tiempo!!!

CONTINUARÁ...

11 junio 2010

Te Odio...


El Café Parole está a rebosar. Para algunos es una noche como otra cualquiera. Para otros no tanto... Apenas sin darse cuenta Ana y Leo empiezan a hacerse confesiones el uno al otro...

-¡Te odio!

-Eso es lo que tú te crees, en realidad no me odias...¡Me amas!

-Lo sé desde el primer momento en que te vi. Me recuerdas a la mujer de la que estuve enamorado durante años y jamás me hizo ni caso. ¿Por qué ni una mirada? ¿Tan invisible soy?

-Porque una mirada es una ventana abierta de par en par al alma y eso te hace vulnerable...

-¿Vulnerable? ¡No sabes de lo que hablas!, quiero verte en mi piel; jamás comprenderás lo que siento.

-Y tú jamás me comprenderás a mi: no tendrás la paciencia suficiente, soy demasiado complicada...

-¡Y por eso te odio!

-¡Y también por eso me amas!

-¿Te amo? ¿Te odio? ¡Cuántas veces me lo he preguntado..! Tan lejos, pero he aprendido a vivir contigo lejos de mi.

-¿Y te echas de menos?

-¡No tanto como a ti!

-No te creo...

-Ese fue nuestro problema: jamás me creíste. Han pasado los años... Dime, ¿no te arrepientes?

-A veces...

-Por tanto es verdad... ¡Te arrepientes! ¿Y de qué nos ha servido?

-Tal vez para ahorrarnos dolor.

-¿Entonces te espero en casa?

-¿Tú qué crees? Hace un rato que he contestado a tu pregunta...

-¡¿Y por qué tardas tanto?! La cama está vacía sin ti.

-Mi tardanza tiene explicación: el miedo me paraliza cuando me doy cuenta de que hay cosas que no puedo controlar.

-¡El miedo, el maldito miedo!... ¿Alguna vez te dejarás llevar? ¿Cuántas veces te di la mano? ¿Cuántas veces la rechazaste? ¡¿Hasta cuándo?!

-¡Hasta que deje de ser tonta!

(Silencio: por unos instantes no hay palabras, sólo miradas que lo dicen todo...)

-Pide la cuenta y pregunta en la barra si te darían un poco de hielo, que se me acabó ayer. Te espero en el coche...

-¿Y qué hago con la moto?

-¡Mañana la recoges, tonto!

-¿Estás segura?

-¡Créeme, en este momento eso es lo último en lo que estoy pensando!

-Pues entonces estamos perdiendo el tiempo; mírame y ¡dime algo..!

-¿Acaso hace falta que mi boca hable cuando mi cuerpo está gritando a toda voz?

-Te lo creerás o no, pero igual... ¡me sigue dando miedo!

-¿Entonces dónde queda lo de “dejarse llevar”? Sabía que no debía creerte... ¡Mentiroso!

-¡Touché! ¡Tienes razón!... ¿Tu coche o mi moto...?

Safe Creative #1006116566903

26 mayo 2010

Al Alba...

De un tiempo a esta parte estoy intentando escribir poesía, que es un género que apenas había tocado hasta ahora porque siempre me resultó mucho más facil la narrativa. Pero como cuantas más cosas intentemos aprender en esta vida más nos enriquecemos, aquí os dejo un poema que he escrito a ver qué os parece. Quiero vuestra opinión y crítica sinceras: de hecho sé que no es un gran poema pero, oye, seguro que el primer poema que escribió Bécquer tampoco era para tirar cohetes, ¡jajaja..!


"AL ALBA"

Miro por la ventana
y todo está tranquilo;
llegó ya la mañana
ahora todo es brillo.

Soñar con tu cara
es algo sencillo;
me pierdo en tu mirada
y me maravillo.

Tu sonrisa de nata
endulza el corazón mío,
me inunda el alma
y me quita el frío.

Tu caricia me desata
y me hace bravo río;
el miedo me aplaca
y enloquece mi sentido.

Con mi piel en tu sábana
tus brazos son mi abrigo;
acomodada en tu cama
mi amor, sólo te digo...

... Que hoy no importa nada:
¡Lévame contigo
cuando rompa el alba,
que sin tus besos ya no vivo!


Safe Creative #1005266421230

13 mayo 2010

Llegó la hora...

(Escuchando la canción [*], el poema adquiere mucho más sentido)

[*]: Magníficas melodía y letra la de esta canción de Manuel Carrasco; al que tuve el placer de ver en concierto el viernes pasado y al que por supuesto os recomiendo, como he hecho en alguna ocasión. ¡Su último disco("Inercia") no tiene desperdicio!


Llegó la hora de
respirar profundo
y soltar amarras,
desatar nudos
y abrir ventanas.

Llegó la hora de
pisar escarabajos,
romper el muro,
de echar el paso
y explorar el mundo.

Llegó la hora de

soltar la melena al viento
y brillar con fuerza,
enjaular el miedo
y dejar la puerta abierta.

Llegó la hora de
abrir el cerrojo,
dibujar en el margen de un papel,
de saborearlo todo
y echarle canela al café.

Llegó la hora de
sentir los latidos otra vez
y oler las flores,
poner el mundo del revés
y soñar en colores.

Llegó la hora de
contar estrellas,
de ir a favor del viento,
ver llena la botella
y recuperar el aliento.

Llegó la hora de
enterrar silencios
y regalar sonrisas,
no tomarse todo tan en serio
y mirar la vida bajo otro prisma.

Llegó la hora de
vaciar el tarro de las lágrimas y el lamento
y tomar una buena bocanada de aire fresco.

¡La vida me guiña el ojo y no para de sonreír
porque al ave fénix le llegó la hora de resurgir!

Safe Creative #1005136283043

30 abril 2010

Sucedió en París...

Después de disfrutar mucho de mi tan esperada Feria de Abril y habiéndome recuperando en parte del cansancio (los años no pasan en balde y la capacidad de recuperación es inversamente proporcional al cumplimiento de años, jaja..), por fin retomo el blog y vuelvo a publicar, cosa que por otra parte ¡me apetecía mucho!

Nuestra querida Happy Eyes, me tenía una sorpresa preparada para mi vuelta así que, como no podía ser de otra forma, este post que ahora publico es pura y absolutamente culpa suya, jaja...

Ha tenido la fantástica idea de volver a repetir un exitoso experimento que el año pasado se me ocurrió hacer en mi blog y del que alguna vez habíamos hablado diciendo que estaría divertido volverlo hacer. El experimento consistía en escribir una historia entre varios blogueros, lo cual resulta ser bastante interesante para todos los que participan: es curioso ver cómo se va imaginando la historia cada bloguero que colabora y al final ver que la cosa acaba de forma totalmente distinta a cómo uno la había imaginado.

En fin, no me enrollo más, que siempre me pasa igual, jajaja...

Antes de pasar al relato, quería decir que me alegro mucho que Happy haya tomado la iniciativa de escribir la primera parte de la historia, que haya contado conmigo para escribir la segunda parte (cosa que al principio me agobió un poquillo porque cuando te tienes que ceñir a escribir sobre algo, al menos a mi me pasa, que me cuesta más trabajo inspirarme y puedo bloquearme más facilmente), que me alegro de haber sido capaz de superar el reto y que espero que le guste a todo el que lo lea y estar a la altura de las expectativas tanto de Happy como de todos aquellos que ya leyeron la primera parte en su blog.

Y sin más dilación aquí os dejo la primera parte y a continuación la segunda parte, que es la que me ha tocado a mi y a la que, humildemente, he intentado dar un poco de emoción y suspense (¡espero haberlo conseguido!).

1ª PARTE

(escrita por Happy Eyes)

Viajó de Madrid a París. Alex era una chica que quería ser como su musa Coco Chanel. Usaba su perfume, los cosméticos de su firma, y aunque no se podía permitir vestirse con tanto glamour, escondía las etiquetas de una falsa firma que plagiaba a Chanel. Total, ¿quién iba a darse cuenta?

Sus amistades no compartían su afición por la moda, ni por el lujo, ni siquiera gustaban del mismo tipo de hombres. Buscaba a su Capel...

Y ahora estaba allí con su maleta de piel frente a la torre Eiffel. Pidió un taxi que la llevo a un pequeño hotel, y una vez retocado su estilismo, salió a explorar las calles de París.

El vestido resaltaba su figura. El sombrero escondía su profunda mirada y sus pies estaban firmes sobre unos vertiginosos tacones.

Miró su agenda y dibujó una carita sonriente al lado de una dirección que previamente había escrito. Había llegado al restaurante que recomendaban todas las guías turísticas parisinas: La Tour d’Argent.

El camarero se acercó hasta la joven, y aunque reconoció que no era una mujer francesa y estaba dispuesto a explicarle los diferentes platos que podía degustar, ella le contestó en un perfecto francés.

Pidió primeramente una copa de Oporto, acompañado de unos canapés. Seguidamente una ensalada y de segundo un pescado, junto con una ración de queso que el camarero muy amablemente le sirvió, ya que se trataba de una costumbre francesa, que por supuesto ella esperaba. Finalmente terminó su velada con un pedazo de tarta y un café solo.

No podía dejar de vislumbrar la belleza que desprendía la torre Eiffel hasta que fue inoportunamente interrumpida....

2ª PARTE

(escrita por mi)


... Una inesperada mano gélida se plantó en su hombro con tanta brusquedad que rápidamente la bajó de la nube imaginaria a la que Alex se había subido para disfrutar mejor del encanto que le inspiraban las calles parisinas.

-¡¿Florian?! ¡Joder, qué susto me has dado! –exclamó tras el sobresalto- He estado esperándote más de una hora. ¿Me puedes explicar por qué me has dado plantón? –profirió con cierto enfado.

-¡Sabía que te encontraría aquí aún! – respondió apenas sin habla.

La cara desencajada de aquel joven desgarbado y esa respiración jadeante y entrecortada alertaron a Alex.

- ¿Te pasa algo? ¡Tienes cara de haber visto un fantasma!

-¡Schhhh! ¡Calla! ¡No tenemos tiempo de explicaciones! ¡Me persiguen!

-¿Cómo que te persiguen? ¡¿De qué estás hablando?!

De repente Florian miró hacia atrás.

-¡Mierda!... ¡Se acercan!... ¡¡¡Corre!!! – exclamó agarrándola de la mano a toda prisa.

El desconcierto se apoderó por completo de Alex, que corría atropelladamente tras su amigo por culpa de sus tacones, asustada y sin saber de qué huían.

Al final de la calle aparecieron dos hombres vestidos de un negro riguroso dando zancadas de más de medio metro dadas su considerable estatura. Saltándose semáforos, esquivando coches y más de un empujón Alex y Florian intentaban perderse entre la muchedumbre, pero aquellos hombres cada vez se acercaban más y por momentos parecían pisarles los talones.

Se metieron en una callejuela que daba a una plaza grande llena de puestecillos ambulantes. Como todos los sábados, el mercado estaba a rebosar de gente; se adentraron rápidamente en él, intentando borrar su rastro entre el bullicio, pues aún no habían logrado despistar a aquellos hombres que parecía que tenían un radar en la cabeza para volverlos a localizar cada vez que los perdían de vista al doblar una esquina o llegar a un cruce de calles.

-¡¿Florian, por qué nos persiguen esos hombres?! ¿Qué quieren de ti? ¡Dios mío, qué pasará si nos alcanzan?! – le preguntó mientras salteaban a la gente.

-¡Me persiguen porque tengo algo que están buscando y hasta que no lo consigan no van a parar! Lo que guardo en mi poder es algo que vale millones: ¡incluso hay gente que sería capaz de matar por ello! – contestó Florian señalando el pequeño maletín de piel con el símbolo de Chanel en la delantera que llevaba atravesado en el pecho.

-¡¿Pero qué me estás contando?¡¿Cómo que podrían llegar a matarte por conseguir lo que llevas escondido ahí?! ¡¿Qué puede haber tan importante?!

-¡Muy sencillo! Hace poco descubrí... –Y antes de desvelarle el misterio, Florian vio que sus perseguidores estaban ya demasiado cerca y sin perder ni un segundo decidió jugárselo todo a una sola carta.

-¡Alex, deprisa! ¡Cógelo y escóndete! ¡Ellos no saben quién eres, ni siquiera te han visto la cara! ¡Te será más fácil escapar! –dijo dándole el maletín – En uno de los compartimentos encontrarás una pequeña agenda, uno de los nombres apuntados es Eugène; trabaja conmigo y somos buenos amigos; es la única persona en quien puedo confiar; ¡llámalo! ¡él sabrá cómo ayudarte!

-¡Pero Florian..!- gritó presa del miedo.
-¡Por favor, tienes que ayudarme! ¡No pierdas más tiempo! Te buscaré cuando llegue la noche, no te preocupes, no nos atraparán a ninguno, pero es mejor separarnos. ¡¡¡¡Corre!!!- dijo el francés apretándole afectuosamente las manos.

Cada uno prosiguió en una dirección.

Mirando atrás una y otra vez para ver si la perseguían, Alex continuó su camino apresurada, sin saber muy bien qué hacer, hasta que se percató de un escondite que podría funcionar. O quizá no, pero entre el susto por la sordidez de aquella trepidante persecución y que no estaba acostumbrada a tanto esfuerzo físico, creía que se iba a morir de un infarto si seguía corriendo.

Consiguió esconderse sin que nadie lo notara y allí, oculta bajo aquel tenderete lleno de restos de verduras y fruta en mal estado, casi sin aliento y con el corazón latiéndole tan rápido que parecía que se le iba a salir por la boca, Alex no podía creer lo que acababa de vivir.

Florian era un refinado joven francés al que conocía desde hacía años, cuando salían de fiesta en las noches locas de Madrid durante la época en que vino a la capital española a trabajar para Devota & Lomba. Siempre habían congeniado muy bien: era el único de sus amigos que entendía su amor por la moda y el glamour que desprendían los grandes mitos de ese mundo.

Llevaban algún tiempo sin verse pues hacía algo más de año y medio que a Florian se le había presentado la oportunidad de cumplir su gran sueño de trabajar para su firma favorita, aquella que para él y para muchos era la reina de las reinas: la Casa Chanel.

Alex intentaba mirar a través de aquel tejido translúcido que tapaba los bajos del puestecillo qué había sido de Florian. ¿Lo habrían atrapado?

-¡Dios mío, que haya escapado!¡Por lo que más quieras, que no me descubran! ¡Dios mío, que haya escapado! !¡Por lo que más quieras, que no me descubran! - rezaba a media voz sin parar.

Casi con total certeza de que no le habían visto la cara y con la confianza de que su bonito sombrero verde, que era lo más llamativo de su vestimenta, ya no la delataba porque lo había tirado no sin cierto esfuerzo por ser su favorito y el único que tenía de firma, comenzó a calmarse un poco al ver que llevaba allí escondida al menos veinte minutos sin haber sido descubierta por aquellos hombres; ni siquiera por el tendero, que no había tenido tiempo de parar ni un minuto atendiendo a su extensa e impaciente clientela.

Fue entonces cuando se atrevió a dejar de mirar a través de la tela unos instantes y quiso saciar su curiosidad abriendo el maletín para ver qué había en él. Nerviosa lo destapó con sumo cuidado:

-¿Qué es esto? –pensó mientras sacaba un pequeño cuaderno de dibujo que parecía bastante viejo.

Lógicamente no tardó en abrirlo para ver qué había en aquellas páginas desgastadas. Y de repente su semblante se convirtió en puro reflejo de sorpresa: ¡no podía creer lo que estaban viendo sus ojos!

La amarillez de aquellos viejos papeles no restaba belleza a unos bocetos cuya autoría reconoció enseguida. ¡Aquellos dibujos tenían más de cuarenta años y los había creado nada más y nada menos que su idolatrada Coco Chanel!

Y lo que era más insólito todavía: ¡eran inéditos! Aquellos trajes jamás llegaron a convertirse en obras de arte confeccionadas con lujosas telas; lo sabía porque conocía a la perfección todas y cada una de las colecciones que había sacado la Casa Chanel desde que la fundara su creadora.

No dejaba de resultarle una extraña y a la vez siniestra casualidad que en su primer viaje a París se hubiera topado tan de lleno con el mundo de la moda y mucho menos de aquella manera tan inaudita, que casi era de película.

Absorta ante la conmoción de su hallazgo, pensaba en cuánto dinero podría valer la exclusiva de aquellos dibujos que estaba contemplando escondida en los bajos del puesto de verduras. Y entonces se preguntó cómo llegaron los bocetos a manos de su amigo. Dudaba al pensar si los habría robado o si por el contrario estaba intentando que no cayeran en las manos equivocadas.

Tras deleitarse con todos ellos, siguió mirando en el maletín por si había más cosas: sólo estaba la agenda de la que le había hablado Florian. Nada más cogerla, buscó al tal Eugène. Venía el número de teléfono, la dirección de su casa y la de su correo electrónico.

Ahora que sabía la importancia de lo que tenía en su poder y lo peligroso que eso resultaba ser, no tenía ni la más remota idea de cómo afrontar el lío en el que se había visto envuelta. Sacó de su bolso el móvil, que por suerte aún tenía batería, y se apresuró a llamar a aquel tipo.

-¡Aló!
-¿Eugène? Soy Alex, una amiga de Florian. ¡Necesito tu ayuda!...

******

Y hasta aquí la segunda parte de la historia. ¡Ha sido un placer: me he divertido mucho escribiéndola!

Ahora le paso el testigo a nuestro querido Yandros. ¿Qué, te lo he dejado muy complicado? jajajaja... Estoy segura de que a medida que ibas leyendo ibas encendiendo bombillitas en tu cabeza imaginando una tercera y última parte. ¡Estoy IMPACIENTE por ver por qué caminos te llevarás a los protagonistas de esta historia! jejeje...

Para leer la tercera y última parte del relato picha: ”Aquí”

14 abril 2010

Parole...

Aquella noche el Parole estaba bastante tranquilo. La camarera observaba desde la barra a la clientela para entretenerse. Sentados en el sofá de la ventana, Ana y Leo iban ya por la tercera copa y la conversación, que podía escucharse sin demasiada dificultad, empezaba a ponerse interesante...

- ¡Qué tino el tuyo! ¡Te has ido a fijar en la mujer más complicada del planeta!
- ¿Por qué? – preguntó extrañado.
- Soy desconfiada, un poco insegura, a veces demasiado racional, otras cobarde, tímida, miedosa, quisquillosa, un poco celosa, escéptica, despistada, acorazada casi siempre, escurridiza en cuanto veo que algo me agobia o no puedo controlarlo, a veces borde, otras caprichosa, quejica, un poco inconstante, impaciente, puede que demasiado sensible, a veces incapaz de reaccionar a tiempo, otras demasiado negativa... ¿Sigo?

- Quizá seas todas esas cosas pero, ¿sabes?, también eres divertida, intensa, cariñosa, educada, servicial, inteligente, extraordinariamente dulce, auténtica, leal, expresiva, transparente, detallista, romántica y apasionada cuando te permites darte a los demás, prudente, de alma blanca, sincera, ocurrente, risueña, honesta... ¡Si eres guapa por fuera, más guapa aún eres por dentro!

- ¡Vaya! No sé qué decir...

- ¿Sigo o te parecen motivos suficientes para creer que tu lista de defectos simplemente me importa un pepino!

Safe Creative #1004146008301