21 junio 2010

15 Años...

Cuando publiqué el post del sábado, titulado Hoy, tenía pensado continuarlo con lo que realmente significaba: el relato del recuerdo de una maravillosa e inolvidable experiencia que viví hace quince años y cuyo aniversario fue el día 19.

Cuando en el fin de semana me puse a escribirlo, de repente las musas que vinieron a visitarme le dieron un giro de 180º al papel y de mi mano empezó a salir, guiada por la divina inspiración, la continuación de un post que publiqué hace más de un año y que siempre fue muy especial para mi:
Maldito sea el destino. (¡ALTAMENTE RECOMENDABLE LEER ESTE POST PRIMERO!)

Así que el post que en un principio tenía en mente, va a esperar unos cuantos días más (ya os contaré de qué hace 15 años, jaja) y de momento os dejo la segunda parte de Maldito sea el destino. Espero que os guste, ya me direis qué os ha parecido.


15 AÑOS

Hoy hace quince años.
¡Parece mentira que haya pasado tanto tiempo!

Cuando el destino decidió apartarte de mi lado para siempre en aquella maldita carretera creí que mi vida se marchaba contigo también. ¡Algo dentro de mí cambió para siempre! El dolor me apretaba tan fuerte el pecho que a veces sentía ahogarme sin remedio y que mi corazón dejaba de latir.

No fui consciente de que te habías ido hasta que fueron pasando los días y los meses; de repente empezaba a darme cuenta de que los pequeños detalles ya no eran como habían sido siempre... La pasta de dientes ya no se secaba por estar mal cerrada, ni el inodoro tenía la tapadera levantada nunca; ya no había peleas de cojines por conseguir el mando de la tele, ni nadie que se comiera a medias conmigo el bol de palomitas cuando veía alguna película en casa; ya no había nadie que me dejara notas en la nevera, ni que me diera mimos y caricias antes de dormir. ¡Y tantas y tantas pequeñas cosas que un día desaparecieron sin más!

Durante mucho tiempo el lento caminar de las agujas del reloj me arañó sin compasión haciendo de mi piel jirones que eternizaban mi agonía. Con tu adiós inesperado los pilares de mi fe sufrieron una tremenda sacudida y me rebelé contra todo y contra todos por no entender por qué me había tenido que pasar algo tan horrible. Una rabia incontrolable se apoderó de mí haciendo que sólo fuera capaz de odiar a todo el que veía feliz a mi alrededor... “¿Por qué ellos sí y yo no?”, me preguntaba una y otra vez sin hallar respuestas que calmaran mi pesar. ¡Tardé mucho en comprender que ese odio sólo me hacía más daño, acrecentando mi dolor!

Mi familia siempre estuvo ahí. A pesar de que muchas veces les hice daño con mis palabras iracundas, jamás me desampararon ni dejaron de darme todo su amor, su apoyo y su cariño. ¡Estoy segura de que tienen ganado el cielo por haber aguantado mis depresiones con tanta paciencia!

Fuiste el primer hombre que me quiso y al que quise de verdad; decidimos declarar nuestro amor ante Dios y nos amamos hasta que la muerte nos separó. Llegué a creer que la vida no me daría más oportunidades: que jamás reharía mi mundo y que no volvería a ser feliz porque la herida no cicatrizaría nunca. ¡Siempre ocuparás un lugar más que especial en mi corazón!

Hoy hace quince años de aquel día fatídico y he sentido la necesidad de venir a verte. Pocas veces he sido capaz de hacerlo a lo largo de todos estos años: ¡era demasiado doloroso!

Sé, porque alguna vez lo habíamos hablado, que siempre deseaste que rehiciera mi vida con alguien que me quisiera tanto como me querías tú a mi si alguna vez te pasaba algo. Hoy vengo a verte porque quiero contarte que soy feliz. ¡Presiento que lo sabes y que te alegras desde donde quiera que estés! Hace siete años la vida me puso en el camino a alguien muy especial... mi marido Jorge. Me ama con locura. ¡Yo también lo amo a él! Y es un padre maravilloso... mi hija Estrella te encantaría, es una niña genial. Te confortará escuchar que Jorge me trata tan bien como lo hacías tú y que es un gran hombre, ¡intuyo que hubierais congeniado!

A veces tengo la sensación, cuando el peligro me acecha, de que me coges de la mano y me apartas de él. Siento que cuidas de mí como el mejor ángel de la guarda que pudiera tener.

Algún día nos reencontraremos, ¡estoy segura!
¡Ojalá seas tan feliz allá donde estés como lo soy yo aquí!



Un beso muy fuerte, cariño...
Safe Creative #1006216644662

POR SI A ALGUIEN LE QUEDA ALGÚN MÍNIMO RESQUICIDO DE DUDAS
QUIERO DEJAR CLARO QUE:

¡ESTA HISTORIA NO ES AUTOBOGRÁFICA!

AFORTUNADAMENTE A LA AUTORA DE ESTE BLOG
NUNCA LE HA PASADO ALGO NI REMOTAMENTE PARECIDO.

LOS PERSONAJES SON TOTALMENTE FICTICIOS, CUALQUIER PARECIDO CON LA REALIDAD ES PURA COINCIDENCIA.

SIMPLEMENTE HE INTENTADO PONERME EN LA PIEL DE ALGUIEN QUE PASA POR UN TRANCE TAN DRAMÁTICO E INTENTAR IMAGINAR QUÉ SENTIMIENTOS PUEDE TENER EN EL MOMENTO DE LA DESGRACIA Y HASTA 15 AÑOS DESPUÉS.

Y TRAS UNA CONVERSACIÓN CON ALGUIEN QUE CONOZCO, ME CONSTA QUE NO HE ESTADO MUY DESENCAMINADA EN MI EMPATÍA.

VAYA POR DELANTE DECIR QUE LA INVENCIÓN DE ESTA HISTORIA ESTÁ HECHA DESDE EL MÁXIMO DE LOS RESPETOS HACIA TODAS AQUELLAS PERSONAS QUE HAYAN VIVIDO ALGO ASÍ; Y POR SUPUESTO, CON LA INTENCIÓN DE SOLIDARIZARME CON ELLAS Y HACERLES LLEGAR UN MENSAJE ESPERANZADOR CON EL QUE CREER FIRMEMENTE QUE UNO PUEDE REHACER SU VIDA Y VOLVER A SER FELIZ A PESAR DE LOS GOLPES DUROS QUE A VECES DA LA VIDA.

22 comentarios:

Satie dijo...

Brillante, Angie

Alfonso dijo...

¿Que el tiempo pasa? ¿quién dice que el tiempo pasa? No, el tiempo no pasa. El tiempo se detiene. Qué te voy a contar yo.

guada dijo...

menudo post genial
bendita inspiracion
besazos

Julio dijo...

uy hoy día con tanta emoción que he vivido (entre fútbol y otras noticias)me ha emocionado en lo más profundo.
salud

Angie dijo...

SATIE:

¡Gracias, de verdad! :)

-----

ALFONSO:

Que va, el tiempo va a su ritmo, sin más, ni más lento ni más deprisa (aunque a nosotros nos lo parezca muchas veecs). Quizá lo que se detienen son los sentimientos...

-----

GUADA:

¡Me alegro que te guste! Me alegra verte por aquí de nuevo, guapa!

Eso digo yo.. ¡bendita inspiración!

-----

JULIO:

Emocionarse es vivir, así que genial haber contribuido un poquito con mi escrito!

Salud para ti también!

-----


BESOS A TODOS.
ANGIE.

Alicia dijo...

Lo bonito es que aún pasados 15 años le sigues sintiendo cerca..Muy emotivo Angie!.

S. dijo...

Pues a pesar de estar genialmente escrito,a mi me ha dado mucha pena.
A veces no vivimos las cosas con tanta intensidad como deberíamos,y luego,ya es tarde para arrepentirse de ello.
Un besito guapa

Angie dijo...

ALICIA:

La protagonista de esta historioa no soy yo: ¡NO ES AUTOBIOGRÁFICO!

Independientemente de eso, ¡me alegro que te guste!

-----

S:

¿Sí, te ha dado pena? El escrito está envuelto por cierto velo de melancolía, efectivamente, siempre será alguien más que especial en su corazón y entre otras cosas por eso va a verlo después de quince años, pero por encima de eso, yo me quedo con el mensaje esperanzador de que se puede seguir adelante, que uno puede rehacer su vida y volver a ser feliz, como así hace la protagonista, que ama de verdad a su segundo marido, Jorge, y a la hija que tiene con él, Estrella.

-----

BESOS A TODOS.
ANGIE.

Albino dijo...

Lei tu escrito anterior al que haces referencia y acabo de leer el actual. Cuanbdo se es joven como tu, la vida no solo se puede recomenzar, sino que es casi una obligacion. El recuerdo del pasado puede ser muy hermoso y tu lo demuestras en esa carta de amor que no fue premiada, pero que lo mereci´´o, pero ahora te das cuenta que el destino tiene variantes y mucvhas veces, y espero que sea tu caso, para mejorar, aunque soplo sea por la presencia de un nuevo am or y de un a niña.
No hay incompatibilidades. Hay una cointinuidad que tu supise seguir, entre otras razones, porque se volvió a cruzar en tu vida otro hombre al que tambien amaste, al que sigues amando. Que tu futuro sea feliz

Angie dijo...

ALBINO:

Hace 15 años, yo sólo tenía 16. Ni tenía entonces un marido que se murió en un accidente de tráfico, ni enviudé jovencísima, ni me volví a casar, ni tampoco tengo ninguna hija.

Como le he dicho a Alicia...

¡ESTA HISTORIA NO ES AUTOBOGRÁFICA!

(Como bien aclaraba en el primer post, de Maldito destino).

¡Afortunadamente no he tenido la desgracia de pasar por un trance tan duro!

Hecha de nuevo la puntualización, he de decirte que estoy muy de acuerdo con lo que dices: la vida sigue, por muy triste o duro que suene, el que se ha muerto es el que se ha muerto, no el que se queda aquí, por lo que hay que continuar el camino; porque esa persona ya no tiene la oportunidad de vivir todas las cosas que le quedarían por vivir (sobre todo, cuando se muere joven) pero el que se queda sí tiene por delante toda una vida aún y no se puede permitir el lujo de desaprovecharla!

Un beso.
Angie.

PD: por cierto, me alegra ver que piensas que la primera carta se merecía un premio en el concurso :)

La sonrisa de Hiperión dijo...

Tiempo llevaba ya sin pasar por tu espacio... pero como siempre, me voy encantado... Buena semana.


Saludos y un abrazo.

India dijo...

Ufff! Pues no será tuya (afortunadamente) pero me has emocionado de una manera sí real... Dios santo!! Que yo no estoy para llorar hoy chiquilla!! jajaja... Ainsss...

Lo has contado magistralmente bien Angie. Un abrazo.

Angie dijo...

LA SONRISA DE HIPERION:

¡Me alegra! Buena semana para ti también!

-----

INDIA:

Y a mi lo que me emociona es ver que os gusta cómo está escrito el relato y, sobre todo, que os llega al corazón y os toca la fibra sensible! Muchas gracias por tus piropos a mi escrito! :)

Pero no llores, chiquilla! quédate con lo que de bueno y alegre tiene el texto, que también lo tiene! :D

Me alegra verte por aquí!

-----

BESOS A LOS DOS.
ANGIE.

LILIT dijo...

uff, a mi estos post....no me gustan.

(mija, siempre soy tu grano en el culo....lo siento) pero es que....uf, me gusta más hablar de la vida.


Pero es un ejercicio dificil ponerse en la piel de alguien con experiencias así, olé.

Angie dijo...

LILIT:

Sí, eres más joía que bonita! jajajaja...

No pasa nada, los gustos son así: no se puede gustar a todos.

A mi particularmente me gusta escribir tanto de lo bueno como de lo malo, tanto de la vida como de la muerte, tanto de la alegría como de la tristeza,etc.. porque al fin y al cabo, todo forma parte del todo y que no se hable de ciertas cosas no significa que no existan.

Un besote.
Angie.

BK dijo...

Que post más triste....pero muy bien escrito.

P.D. He vuelto a la blogosfera, pero con otro nombre ;-)

Angie dijo...

BK:

No sabía que te habías ido, pero bueno,jaja, bienvenida de nuevo!

Besos.Angie.

Albino dijo...

Y aunque lo fuera. Aunque fuera una autobiografia, seguiría pensando lo mismo. A una mujer de tu edad, en este caso de ficción, le queda mucho mundo por delante que ha de aprovechar en cualquiera de las circusntancias que se presenten.
Sigo pensando que la historia es muy buena y que te merecías el premio y alegrándome por tu felicidad ininterrumpuda.
Un beso paternal desde mis 81 años. Por cierto, eres bastante mas joven que mis dos hijos.

Agata dijo...

Has hecho que me emocione.
Yo,me volvería loca si me pasa algo así.
Por eso no he querido leer el post antes...ojú.Todavía tengo un nudo en la garganta,saboría...jajaja.

Angie dijo...

ALBINO:

¡Totalmente de acuerdo contigo en todo lo que dices! Incluso en lo de que tenía que haber ganado el concurso,jajaja!

Por cierto... ¡y tú eres bastante más joven de lo que dice tu DNI!
:-)

-----

AGATA:

Y digo yo una cosa, querida Agata.. ¿cómo sabías de qué porras iba el post si no lo habías leído...? jajaja...

Seré una saboría (:P) pero, ¿sabes?, conseguir que al lector se le erice el vello y el corazón le dé un vuelco es una de las cosas que más me gratifica cuando escribo porque creo que es de las cosas más difíciles de conseguir! y yo tengo la suerte de lograrlo en más de una ocasión! :D

-----


MUCHOS BESOS A LOS DOS Y SIENTO LA TARDANZA EN RESPONDER!

ANGIE.

Maruri dijo...

Será posible..... me tenias todo acongojado, en fin a veces la realidad supera la ficción, pero menos mal que es ficticia, es el resultado una mente inquieta :)

Muy parecido a la realidad

Angie dijo...

MARURI:

Cierto, una mente inquieta!! como la de todos los humanos, jeje!

Un beso.
Angie.