11 junio 2010

Te Odio...


El Café Parole está a rebosar. Para algunos es una noche como otra cualquiera. Para otros no tanto... Apenas sin darse cuenta Ana y Leo empiezan a hacerse confesiones el uno al otro...

-¡Te odio!

-Eso es lo que tú te crees, en realidad no me odias...¡Me amas!

-Lo sé desde el primer momento en que te vi. Me recuerdas a la mujer de la que estuve enamorado durante años y jamás me hizo ni caso. ¿Por qué ni una mirada? ¿Tan invisible soy?

-Porque una mirada es una ventana abierta de par en par al alma y eso te hace vulnerable...

-¿Vulnerable? ¡No sabes de lo que hablas!, quiero verte en mi piel; jamás comprenderás lo que siento.

-Y tú jamás me comprenderás a mi: no tendrás la paciencia suficiente, soy demasiado complicada...

-¡Y por eso te odio!

-¡Y también por eso me amas!

-¿Te amo? ¿Te odio? ¡Cuántas veces me lo he preguntado..! Tan lejos, pero he aprendido a vivir contigo lejos de mi.

-¿Y te echas de menos?

-¡No tanto como a ti!

-No te creo...

-Ese fue nuestro problema: jamás me creíste. Han pasado los años... Dime, ¿no te arrepientes?

-A veces...

-Por tanto es verdad... ¡Te arrepientes! ¿Y de qué nos ha servido?

-Tal vez para ahorrarnos dolor.

-¿Entonces te espero en casa?

-¿Tú qué crees? Hace un rato que he contestado a tu pregunta...

-¡¿Y por qué tardas tanto?! La cama está vacía sin ti.

-Mi tardanza tiene explicación: el miedo me paraliza cuando me doy cuenta de que hay cosas que no puedo controlar.

-¡El miedo, el maldito miedo!... ¿Alguna vez te dejarás llevar? ¿Cuántas veces te di la mano? ¿Cuántas veces la rechazaste? ¡¿Hasta cuándo?!

-¡Hasta que deje de ser tonta!

(Silencio: por unos instantes no hay palabras, sólo miradas que lo dicen todo...)

-Pide la cuenta y pregunta en la barra si te darían un poco de hielo, que se me acabó ayer. Te espero en el coche...

-¿Y qué hago con la moto?

-¡Mañana la recoges, tonto!

-¿Estás segura?

-¡Créeme, en este momento eso es lo último en lo que estoy pensando!

-Pues entonces estamos perdiendo el tiempo; mírame y ¡dime algo..!

-¿Acaso hace falta que mi boca hable cuando mi cuerpo está gritando a toda voz?

-Te lo creerás o no, pero igual... ¡me sigue dando miedo!

-¿Entonces dónde queda lo de “dejarse llevar”? Sabía que no debía creerte... ¡Mentiroso!

-¡Touché! ¡Tienes razón!... ¿Tu coche o mi moto...?

Safe Creative #1006116566903

12 comentarios:

Alfonso dijo...

Ajú, cuanto reproche... lo peor es que son relaciones agonizantes, que se eternizan en el tiempo y te dejan seco... :(

LILIT dijo...

uff, cuánto miedo, cuanto enredo.
te quiero, te odio...

Toy segura que las cosas son más fáciles de los que nosotros las hacemos.

Hay una palabra que me encanta y que nos cuesta mucho usar: naturalidad.
Si abusáramos de ese ingrediente todo nos iría mejor...
¿no crees?

Albino dijo...

Del amor al odio hay una distancia muy corta. Al cabo de 24 horas pueden surgir las dos situaciones. Odio en la calle, en el cafe; amor en la cama, y despues del amor, nuevo ataque de odio.
Los humanos somos seres incomprensibles porque, aunque cambiemos de pareja, volvemos a retornar con la sustitutas esa relacion amor-odio.
Te amor y te odio

Julio dijo...

que miedo...yo soy bien pavo para esas charlas...creo que me mando el cafe al seco jajaja...
salud

Yandros dijo...

Nos perdemos media vida por culpa del miedo, de la vergüenza, del temor al fracaso...
Es bueno planificar, pero también es bueno dejarse llevar por la vida de vez en cuando no?
Que no somos robots por dios (por ahora)

Abrazos, romanticona empedernida

S. dijo...

Pasamos tan rápidos del amor al odio y viceversa...aunque a veces te quedas parado en odiar,como yo a más de uno

Angie dijo...

ALFONSO:

bueno, pero al menos estos dos, auqnue tarde, han sido capaces de sacarse esa espinita que llevaba clavada tanto tiempo.. más vale tarde que nunca, no?

-----

LILIT:

Está claro! Lo complicamos todo mucho más! pero es que así es el ser humano por natulareza: una pura maraña de nudos enredados...

Estoy contigo! deberíamos abusar más de ese ingrediente!

-----

ALBINO:

Cierto, hay una distancia tan corta que es imperceptible! por eso también siempre resulta tan contradictoria!

-----

JULIO:

Seguro que no eres tan pavo para ese tipo de conversaciones, pillo! :P

-----

YANDROS:

El miedo siempre nos hace ver las cosas peor de lo que son.. seremos tontos los seres humanos!

Que sepas que ese "por ahora" me ha dado mucho repelús, jajajaja...

Lo reconozco: soy una romántica empedernida! y sabes qué... ¡Me encanta serlo! jejeje :)

-----



MUCHOS BESITOS A TODOS.
FELIZ SEMANA!
ANGIE.

Angie dijo...

S:

Cierto, auqnue sabes, no merece la pena! El único a quien hace daño el odio es a quien lo padece! a la otra persona (aquella a la que odias) en realidad le da igual ocho que ochenta que la odies...

Un beso, loca!
Angie.

Agata dijo...

Es una palabra que no me gusta.Ni decirla ni que me la digan.
Y en una relación...no se puede usar.Porque entonces,apaga y vámonos.
Un beso,chula.

Gabrielle Dupré dijo...

Dos sentimientos tan reales, te amo-te odio, me desgasta esa diada, la viví y no me meto jamás en una de esas. Coincido con Alfonso.

esteban lob dijo...

Hola Angie:
Me hizo gracia aquello que a esa persona le da igual...ocho que ochenta. Jajajaja.

Un beso.

Angie dijo...

AGATA:

Cierto! pero.. "como hay gente pa tó" por eso hay gente que odia...

-----

GABRIELLE DUPRÉ:

Si, cuanto más lejos de ese círculo vicioso de amor-odio, (sobre todo, cuando abunda más lo segundo), mejor!

Por cierto, bienvenida a mi mundo! será un placer tenerte por aquí de nuevo! :)

-----

ESTEBAN:

Jajajaja... esa expresión se usa mucho en mi tierra! :D

-----


MUCHOS BESOS A TODOS.
ANGIE.