18 septiembre 2007

Otoño en mi alma



Apenas quedan unos días para que el verano se vaya. Al menos, en lo que al calendario se refiere, porque aquí en Sevilla sigue haciendo bastante calorcito.
Pero el verano no sólo se va de aquí. Tengo la sensación de que también se va de mi. Es como si el Otoño intentara abrirse paso también en mi alma y mi corazón. Es curioso, me sucede casi todos los años.

Ha sido un verano muy movido el que he tenido este año, en el que he disfrutado de infinidad de cosas. Pero no he parado un minuto y es como si ahora, ahora que todo vuelve poco a poco a la rutina y que el ritmo disminuye, paradójicamente, las pilas se me quedaran sin fuerza suficiente. Y siento que el inminente otoño viene a agravar esta desgana sobrevenida; dentro de poco empezará a hacer frío, a llover (aunque aquí en el sur no llueve demasiado), cada día oscurece más temprano, y la actividad y el movimiento que hay en verano se difumina un poco porque buena parte de la alegría que éste tiene se va esfumando. Y esto siempre consigue que me sienta rara en esta época del año.

Las hojas que poco a poco van cambiando de color hasta, finalmente, caer al suelo, me parece que también se me caen a mi. Quizá esas hojas secas son todos aquellas ilusiones, expectativas o propósitos que nos hacemos cada año y que no han podido resistir tanto cambio de estación. No queda mucho tiempo para hacer una nueva lista a principios de año, pero parece que es necesario renovar. Renovar o morir, como hace el otoño con los árboles. Probablemente eso sea positivo pero no puedo evitar sentir que el aroma a melancolía lo inunda todo.



Safe Creative #0910204708827

9 comentarios:

esteban lob dijo...

Cada estación, Angie, tiene su encanto.
Nosotros, siempre en sentido inverso-está claro- estamos dejando el invierno y recibimos con gozo la primavera, con la esperanza puesta en que por fín dejaremos los horripilantes fríos que nos atormentaron esta vez.

Cariños.

Pau dijo...

Verano es una estación linda, pero no le quites su mérito al otoño. Además, si el verano no se fuera, no lo extrañarías por lo que no sería tan importante para ti... no crees?
Saludos

Angie dijo...

ESTEBAN LOB: Sí, es cierto que cada una de ellas tiene su encanto. Pero es como si me diera pereza que llegue el otoño.

PAU: Supongo que llevas razón; que si siempre fuera verano, estaría deseando de que el otoño existiera.

Cariños a los dos! :D

Garfio dijo...

Yo, en mi condición de bicho raro, estoy deseando que llegue el otoño y el invierno. Lo paso mal en verano, el calor me da muchos problemas físicos. En otoño me renuevo. Pero bueno eso son cosas mías. Ánimo mujer, que en otoño no se cae nada que tú no dejes caer. En cuanto a las expectativas, yo no suelo hacer listas aunque tengo mis proyectos, pero si no se cumplen este año, el que viene. La idea es seguir intentándolo. Yo este año, sin demasiadas esperanzas a priori, he conseguido algo que llevaba cinco años intentando ... ya ves. Saludos y ¡arriba los corazones!

El vulcano dijo...

A mi me ocurre algo parecido, normalmente al final del verano hago balance del verano y me pongo un poco melancólico. Debe ser que ver caer las hojas amarillentas al suelo me produce esa sensación. En fin, ánimo, el otoño tampoco esta tan mal, hace menos calor, y de alguna manera, es cierto, tenemos que renovarnos. Saludos.

rominita chii dijo...

Hola Angie:
Pues la vida está hecha de ciclos, debe ser porque somos parte de la naturaleza que el otoño llega también a tu corazón, pero a no desesperar, porque cuando las hojas se caen del árbol significa que se está preparando para tener hojas nuevas y brillantes al llegar la primavera.

Emeefe dijo...

Muy lindo lo que escribiste. A mi me pasa igual cada año, por suerte estoy en el hemisferio sur como Esteban y aquí llega la primavera.
Cariños.

Angie dijo...

GARFIO: Sí, si lo sé, por eso no suelo desistir en las cosas de mi lista. Lo único malo es que soy muy impaciente, y me cuesta tener que esperar a veces demasiado a ver realizado tal o cual cosa. (algun defectillo tenía que tener... jeje)

EL VULCANO: entonces no soy un bicho raro por tener esas sensaciones, no? o al menos.. no soy el único bicho raro... jejeje

ROMINITA CHII: Cierto, en la vida todo son ciclos y etapas. Mientras sea para bien, no esta mal tener que cambiar de ciclo. :)

EMEEFE: Verdad! qué suerte teneis que ya os llega el buen tiempo! Merecido porque vaya los frios que habeis pasado, no? :D

Muchos besos a todosssss y siento la tardanza en contestar! la lumbalgia, la lumbalgia....

alejandro dijo...

El otoño comenzó aquí en buenos aires , se me dio por poner esa frase en Google y lo primero que aparece es este escrito, el cual me hizo sentir completamente identificado, si bien estas estaciones(otoño e invierno) poseen una melancolía dulzona ,no hay como el verano para sentirse medianamente pleno