03 diciembre 2008

La Leyenda del Amor Eterno...


A aquella hermosa joven, desde siempre le había gustado salir a pasear y adentrarse en el bosque que había cerca de su casa. Cada paseo era un descubrimiento: un nuevo árbol, un nido de jilgueros, una hermosa flor, un destello de luz al atardecer.

Cada tarde, después de dar su solitario paseo por el bosque, acababa en el mismo sitio. Prácticamente, se había convertido en un pequeño ritual: siempre ante el mismo árbol. Desde luego, no era el mejor del bosque. Su grueso tronco dejaba ver que llevaba muchos años allí plantado, pero su aspecto no era demasiado bueno; a veces, diera la sensación que era un árbol moribundo. Sin embargo, para ella resultaba ser el más hermoso de todos.

Inspiraba algo en ella que no sabía muy bien cómo explicar pero que, sin duda, era algo especial. Realmente, no sabía por qué siempre acudía allí; era como si la atracción hacia ese árbol fuera tan poderosa que no pudiera resistirse a ella.

Embelesada, contemplaba la belleza que veía en el árbol, su árbol y, casi impulsivamente, cerraba los ojos, respiraba profundo y se abrazaba a él. Sólo entonces, se sentía protegida de cualquier peligro que pudiera acecharle. Sólo entonces, se sentía en un envolvente estado de calma y paz interior.

Poco a poco fue dándose cuenta de que las ganas de ir a buscar esos abrazos tan particulares cada vez eran más intensas. Así que la frecuencia de los paseos y las visitas a su árbol querido aumentaron cada vez más.

Un día se dio cuenta que llevaba meses así y que, desde entonces, el árbol había empezado a mostrar una belleza cada día más esplendorosa; convirtiéndose poco a poco en un árbol robusto, de colores brillantes y sólidas raíces. Nada quedaba ya de ese aspecto moribundo que solía tener. Y lo mismo le pasaba a ella. Su madre, que la conocía bien, lo sabía. Llevaba semanas diciéndole que su mirada parecía diferente, que tenía un brillo especial; ese brillo que sólo tienen los ojos enamorados.

Una tarde más fue a cumplir con su particular rito, que tan bien la hacía sentir. Fue la última vez que lo hizo.

De camino hacia aquel lugar, mágico para ella, empezaba a anochecer. Cuando llegó a los pies de su árbol, tan sólo la acompañaban la radiante luz de una luna llena y el silencio tan ruidoso de los bosques.

Alargó su brazo para tocarlo. Y empezó a sentir algo que, hasta ahora, no había sentido nunca. Al principio, sintió miedo, estaba desconcertada. Pero sólo le duró unos instantes, el instante preciso para volver a sentir esa calma que tanto la reconfortaba.

Su mano se tornaba idéntica a la corteza de su árbol. Mismo color, misma textura. Como si de un imán se tratase, poco a poco todo su cuerpo se fue transformando lentamente hasta que ambos se fundieron en uno solo.

Jamás se supo de la bella joven. El paso del tiempo convirtió aquel árbol en el más hermoso del bosque. De esto hace ya más de cien años.

Las voces aldeanas dicen que la joven, enamorada, decidió entregarse al amor eterno, fundiendo sus almas en un solo cuerpo, en un solo corazón.

Cuenta la leyenda que todos los enamorados que, en las noches de luna llena, van a contemplar el hermoso árbol y graban allí sus iniciales, son bendecidos con la magia del amor eterno.
******
Autora: Yo. (Vamos que, mejor o peor, no es ningún cuentecillo cogido de internet ni nada de eso, jejee...).

Safe Creative #0906244052891

22 comentarios:

CRIS dijo...

Precioso Angie, me encantó de verdad, muy tierno, sencillo, con las sorpresa del momento que parece que girará a algo terrorífico pero no... es amor... de ese que te hace fundirte, porque además, se que aunque se haya fundido con él, ella no ha perdido su esencia, así que ahora es un árbol mas rico, floreciente, gracias a la unión de ambos...
Bueno que me enrollo como las persianas niña-
Felicidades, sigue escribiendo siempre que salga...

BESOS

Angie dijo...

CRIS: Gracias, chiqui! sabes que tu opinión siempre la tengo muy en cuenta así que me alegra muchísimo que te haya gustado tanto! que ya sabes que soy super novata en esto de escribir relatos, jejeje..

Un besote, Cristi!

ipodgirl dijo...

Muy bonito... aunque no sé por qué pensé que al final el árbol se convertiría en hombre... Imaginación al poder xD
Besotes!!

Angie dijo...

IPODGIRL: bueno, tanto monta, monta tanto, no? jjeje...

Besos. Angie.

esteban lob dijo...

Linda historia, Angie.
Al final dan ganas de ser árbol.

MARISA dijo...

ains angie.. que tierna te veo xoxo

CRIS dijo...

Marisa, no es la que veas tierna, es que Angie lo es.. y tu...sólo que se te ve menos, pero haberla haila ja ja ja

MonikaMDQ dijo...

Que belleza de cuento Angie. Me gusta tu inspiración, admirable y envidiable (sanamente, claro)
Y sobre el mismo, ya me gustaría tocar ese árbol, asi me trae suerte para toda la vida, con esto del amor nunca se sabe aunque no es queja por suerte me va bien ;)
besotes guapisima y te felicito!!

PD: jamás pensé que fuera un cuento tomado de internet, no tengo dudas que vos escribís de maravillas!

Agata dijo...

Shiquilla,visita esta página.Tu David Demaría ha abierto un local en Jerez.Vente pa´cá.......Y ya verás como encuentras el Amor Eterno o el Eterno Amor...No sé...Aquí en Jerez usamos las Duracell...jajajaja.
http://pepecontreras.blogspot.com/2008/10/la-lola-caf-teatro-david-de-mara-jj.html

Isabel dijo...

a sido increible, es precioso ... sabes, no sabía que eras de sevilla, pero al ver ese árbol ... yo lo conozco y es una maravilla pasar a su lado.

besitos

Alfonso dijo...

La pobre, lo que sufriría mientras se convertía su piel en parénquima leñoso, y su sangre en clorofila.
Y eterno, o sea para toda la vida. Ummmm. A mi los árboles gordos de los cuentos siempre me han dado susto. De todas formas, cuando vaya a Sevilla buscaré el árbol y escribiré algo con tiza, para que no hacerle daño, y que no se mosquee conmigo, y me convierta en un tarugo...
Y el cuento, excelente :)

Angie dijo...

ESTEBAN: Graciasssss, de verdad!!!! :D

MARISA: más que el pan bimbo, jajaja... Pero por nada en especial, que te conozco, jaja...

CRIS: Gracias, guapa!

MONIKA: Ohhhhh!! muchas graciasss! :) No sabía si os gustaría u os parecería demasiado cursi, jeje, porque he escrito pocos relatos hasta ahora; así que me alegra un montón que os esté gustando! :D Ah, y quién sabe, a lo mejor, algún día vas paseando y enceutnras algún árbol que te inspire toda esta buena onda que tiene el arbol del relato...

AGATA: Anda, no me digas! pues cuando hagamos la quedada de las ladies ME LLEVARÁS, no????? Porfa, porfa, porfa, porfa!!! Así nos apañas a los dos, tú que eres tan bruja (en el buen sentido de la palabra), jajaja....

ISABEL: oh, gracias!! :D No sabías que soy de Sevilla? sí, somos paisanas! Sabes dónde está este árbol, no me digas, dónde? jeje... A mi me encanta!

ALFONSO: hijo mío, le acabas de quitar tó el romanticismo al cuento, jajajaja... Si no lo encuetnras, yo te ayudo a buscar el árbol! ;-)


Besos a todossssssssss!
Angie.

PD: Siento la tardanza en contestaros, es que he estado unos días en la sierra. :D

Anónimo dijo...

La narración es muy buena. Esta perfectamente estructurada tiene un desenlace dulce y enigmático. Una mezcla excelente.

Solo encuentro una pequeña falta, insignificante, pero para mi que me encantan los pájaros, me ha chocado lo del nido de calandrias.

Bien es verdad que el nombre de calandria es muy musical, queda bonito en el relato. pero...

la calandria es un pájaro estepario, que vive en eriales, pastizales y campos abiertos de vegetación herbaceas, y que anida exclusivamente en el suelo.

Nunca veras una calandria en un bosque, y por tanto dificilmenteócilmente vas a encontrar un nido de calandrias en un árbol.

Tal vez si hubieras dicho un nido de jilgueros, te queda igual de musical, y es perfectamente natural y posible. Además el jilguero es un pájaro de bullísimos colores, por lo que también le llaman " colorín ", mientras que la calandria, como todos los pajaros esteparios tiene un plumaje pardo oscuro, para mimetizarse con el medio terroso donde habita.

El jilguero o colorín, anida en arboles de mediano porte, escondiendo su nido entre el ramaje, y el macho, se sitúa para cantar a la hembra, mientras incuba, en una rama alta y despejada,cerca del nido, desde donde visualiza todo el territorio. Lo quieres mas poetico que el canto continuo del enamorado a su amada.

Si le cambias el nido de calandrias por el de jilgueros, te queda perfecto.

Me ha gustado mucho

Preséntala a un premio literario de Relatos cortos.

santiago dijo...

bonita prosa, desde la tierra de giralda
un placer leerte

Angie dijo...

ANÓNIMO: jaja, me has pillado, yo de pájaros... poquito.. el pájaro loco y poco más como quien dice, jaja.. Como dicen que de rectificar es de sabios, voy a hacer caso de tu recomendación y voy a cambiar las calandrias por los jilgueros, sí. Por lo demás, me alegro que te haya gustado! de verdad crees que sería un digno competidor en un concurso de relatos?? :D pues nada, a ver si me entero de alguno y pruebo suerte! si te enteras de alguno tú, ya sabes, me avisas!

SANTIAGO: Graciassss!! vuelve cuando gustes, bienvenido!

Besos. Angie.

Anónimo dijo...

Ahora, con el nido de jilgueros, si que te ha quedado perfecto el relato. Plas, plas, plas, plas, plas...

Mereces de nuevo ir a una Ruta Quetzal. jajajajaja.

Nerina Thomas dijo...

Cuán bello amiga!!Realmente bellísimo. El amor cuando es amor....
Pasa a retirar un premio por mi casita cuando lo desees. un abrazo enorme!!

Anónimo dijo...

¡Hola preciosa! soy esa anónima que te lee desde hace algún tiempo. Como paso las navidades perdida en medio de la sierra donde no hay cobertura, te adelanto mis felicitaciones. ¡FELIZ NAVIDAD!

Un beso.

Angelina

Angie dijo...

NERINA THOMAS: Ohh, me alegro que a ti también te haya gustado! Un premio para mi? qué ilu! ahora mismo paso por tu casa, claro! Bienvenida a mi mundo! vuelve cuando quieras!

ANGELINA: Vaya.. ¡Qué sorpresa tan agradable tenerte por aquí!¿Cómo estás? al final, se nos quedó pendiente ese almuerzo... ¡Espero que lo pases muy bien esos diítas en la sierra!FELIZ NAVIDAD a ti también! Muchos besos para ti y unos poquitos para que los repartas "por ahí"...

PD: si quieres, escríbeme (angela_sevilla_05@hotmail.com) y así tengo tu dirección de correo y te escribo algún día!

Besos.Angie.

Angie dijo...

ANÓNIMO: que se me había olvidado contestarte.. gracias por los aplausos, no se merecen, jajaja.. A la Ruta Quetzal la verdad es que me iba sin pensármelo dos veces! ojalá!

Besos.Angie.

Anónimo dijo...

jopetas, que bonita leyenda!!!! me encantó!!!! es preciosa. El amor es así, cuando estas enamorada no dudas ni un momento en fundirte en él...enunir su vida, su corazon, su alma, su todo con lo tuyo!!!...asi seguro que el camino de la vida es mucho mas bello!!...como le paso a laniña con el arbol....se convirtio en algo espectacular porque dos almas que se unian para hacer una sola!!.....BESOTES DE CHOCOLATE NARANJITA MIA!!..JEJEJEJEJE

Angie dijo...

ANÓNIMO (EVICHI): me alegro que te haya gustado tanto! llevas razon en lo que dices, cuando se ama de verdad, no hay obstáculos que valgan, verdad? quién lo probó lo sabe...

Un besote fuerte, chiqui!