10 noviembre 2009

Pequeño Barco Oxidado...


No hace mucho, el amigo Yandros, propuso en su blog que nos animáramos a imaginar qué historia escondía el viejo barco oxidado de la foto. Y como yo pocas veces me resisto a aceptar este tipo de retos, me inventé una historia, la que me sugería la imagen. He de decir que la escribí sobre la marcha y sin modificar absolutamente nada, es decir, totalmente improvisada; algo que no suelo hacer con mis escritos, ya que los repaso y modifico varias veces hasta que me quedan justamente como quería que me quedaran. A Yandros le gustó bastante, así que ahora la comparto también con vosotros para ver qué os parece.

PEQUEÑO BARCO OXIDADO

Le pusieron por nombre "Tristón". Desde el día que lo botaron, estaba marcado por un triste sino: ser abandonado por su dueño que, a los pocos años de tenerlo, decidió comprarse un barco mucho más moderno pero, eso sí, con menos encanto. Y allí lo dejó, abandonado a su suerte. A su mala suerte. Triste y sólo, como un perro al que dejan al borde de una perdida carretera.

La tristeza que lo embargó al verse sin el cariño de su amo, lo fue tiñendo de óxido por todos sus rincones, haciéndole envejecer a pasos agigantados.

Hasta el día en que decidió dejar de abandonarse a su irremediable decadencia y empezar a poner todo su empeño en intentar seguir manteniéndose a flote a pesar de verse sólo en la vida.

Y allí, encallado, coqueteando con el peligro de morir hundido los días de fuerte temporal que eran muchos, como coquetean con la muerte los funambulistas cuando caminan sobre una cuerda en las alturas, siguió viendo pasar la vida día tras día.

Los lugareños admiraban atónitos cómo Tristón era capaz de enfrentarse y sobrevivir a todas las inclemencias meteorológicas de su pueblo.

Poco a poco, el barquito, aunque viejo y oxidado, se fue ganando el cariño de todos y eso le devolvió la felicidad.

Su tesón, su fortaleza y, sobre todo, las ganas de seguir adelante fuera como fuese, había servido para algo: ¡Ya no tenía amo pero tenía un centenar de amigos!

Safe Creative #0911104855949

33 comentarios:

Alijodos dijo...

Que bonita historia del barco oxidado..es un gran ejercicio este angie y con unos resultados que ya veo son muy buenos...felicidades...Un beso...

Yandros dijo...

Que joía.
Yo no lo hubiese escrito mejor, le has dado un encanto especial a esta foto.
Gracias!

Un abrazo oxidado

Angie dijo...

ALIJODOS:

Sí, no estaría mal que hiciéramos más a menudo este tipo de cosas. Todo lo que sea desarrollar la imaginación y la creatividad es un buen ejercicio!

-----

YANDROS:

Ohhhh! muchas gracias! ;-) Pues ya sabes lo que tienes que hacer... (lo que te dije ayer)jajajaja...!

-----

BESOS A LOS DOS.
ANGIE.

jorge dijo...

Si no te rindes, si no te apartas del camino, siempre aparece una nueva oportunidad.

Maruri dijo...

Anda no había aca una Fiesta, hip.???
Pos tando así , no se si estoy mareado por los barcos que coquetean o por que me he despertao tarde de la Fiesta...
P.D.:Eso si yo como que veo dos barcos, jejejeje

Angie dijo...

JORGE:

Exacto! Lo importante es no desesperar mientras ésta llega! Auqnue a veces no lo veamos, todo tiene su lado positivo!

-----

MARURI:

Sí, la fiesta continúa para todo el que quiera, claro!:)

Lo de los barcos que coquetean no irá con intenciones de picarme, no? jajaja...

-----

BESOS A LOS DOS.
ANGIE.

SOMMER dijo...

tesón se le adivina... pero salud..

Loles dijo...

Hay que aguantar y no desmayar, eso siempre se valora, y este barco lo ha conseguido

Besos, guapa

Julio dijo...

oxidado pero firme en su resistencia. que bonito. un abrazo

Angie dijo...

SOMMER:

Sí, auqnue con tesón la salud a veces mejora, no? O, al menos, no empeora. Y eso es ya un punto a favor. :)

-----

LOLES:

Sí, más de un@ debería aprender de eso que, a veces, tiramos la toalla demasiado pronto.

-----

JULIO:

En este caso, la cierta cabezonería sirve par algo bueno, no ? Me alegro que te haya gustado.

-----

BESOS A TODOS.
ANGIE.

Maruri dijo...

Lo de coquetear era por lo del cocinero de Pecados..
Esta claro pedir es libre y no dar también asi que si tuviera eso la bruja esa ta claro, que no te deja catarlo, jijijiji

S. dijo...

Qué buen relato.Le has dado el toque mágico de Angie.
Es una suerte que le caigas bien a yandros.
Un besillo

Angie dijo...

MARURI:

No seas embustero! que ese petición del cocinero a S la hecho después de que tú hicieras tu primer comentario aquí, jajajaja...

En cuanto lo de que seguro que no me dejaría... eso sí es verdad, ajjajaja... igual que yo tampoco le dejo a Leo (que es míooooooo) jajaja...

-----

S:

Y hablando de la reina de Roma, por la puerta asoma! Hola preciosura!

¿Tagustao entonces??? :)
Me hace gracia que digas eso porque sí que es verdad que tiene mi toque.. auqnue fuera improvisado, lleva su reflexión (como todas las cosas que escribo sobre los sentimientos). Así que eso es señal de que me vas conociendo poquito a poco.

Y sí, a Yandros me lo camelé hace algun tiempo con el relato viajero. Desde entonces.... yo sé que, en el fondo, me adora! jajaajajaja...

-----

BESOS A LOS DOS.
ANGIE.

Isabel dijo...

pobre barquito que fue abandonado , pero ahora esta mucho mejor con sus nuevos amigos, que lindoooo y con final feliz :D

un beso

Angie dijo...

ISABEL:

Sí, mucho mejor!!! ¿Para qué estar con quien no te quiere? Es una pérdida total de tiempo y de todo, no?

Besos. Angie.

Satie dijo...

Curioso destino, al final la historia se da la vuelta.

Alfonso dijo...

Bonita historia... pero el barco es para salir huyendo, ahí tiene que haber fantasmas y tó ... :s

Angie dijo...

SATIE:

Las cosas de la vida,que da la vuelta a la tortilla cuando menos te lo esperas!

-----

ALFONSO:

No me vendrás ahora con que te dan miedo los fantasmas, no? No te pega!!! que lo sepas! jajaja...

-----

BESOS A LOS DOS.
ANGIE.

Agata dijo...

Como en las personas...lo importante es lo interno.No lo externo.
Este barco estará oxidado por fuera,pero por dentro es mejor que uno nuevo.

Angie dijo...

AGATA:

Cierto! pero entonces, por qué será que se nos olvida tantas veces...

Besos. Angie.

Agata dijo...

Porque tenemos memoria de pez.
Y porque somos humanos.La especie que puede ser más poderosa y miserable del mundo.

Chanex! dijo...

Qué te puedo decir... simplemente que me encantó!
=)

Albino dijo...

Ese barco varado, oxidado, triston como tu dices en el bello relato, no deja de convertise en una escultura al aire libre. Si algún día lo sacan, muchos lo echarán de menos.
A mi me ha pasado, cerca de la torre de Hercules con el Mar Egeo, que durante dos o tres años, despues de embarrancar, se adaptó a la tierra. El dia que unos chatarreros lo desmontaron, me pareció que el lugar había perdido, si no belleza, al menos historia.
Un beso

Angie dijo...

AGATA:

Probablemente sea por eso, sí, en fin, sin comentarios...

-----

CHANEX:

Qué te puedo decir... Simplemente, que me alegro muuuuucho!!! :) jeje..

-----

ALBINO:

Eso es cierto! Se convierte en un elemento más del lugar. Los lugareños se acostumbraron a que el barquito formara parte de su entorno habitual; el día que el barco desapareciera de allí, ese sitio ya no iba a ser lo mismo. Como te pasó a ti con la torre.

-----

BESOS A TODOS.
ANGIE.

ipodgirl dijo...

Muy bonito... mejor tener amigos que un dueño :)
Besitos!!!

Angie dijo...

IPODGIRL:

Además de verdad! que tener libertad es lo más grande!

Besos. Angie.

La sonrisa de Hiperión dijo...

Me encanta venir hasta aquí, y llevarme la serenidad que trasmites.

Saludos y un abrazo!

Mary dijo...

¡¡hala qué bonito!!

Improvisa más, te lo digo yo que lo he leido :-)

besito

Cris dijo...

Vaya... me encanta la foto y la historia también.
Me pasa con todo lo que quedó abandonado, barcos, trenes, viviendas... siempre me pregunto la historia que hay detrás del óxido y los cristales rotos... ojalá pudieran contarlas ellos...

bsss

Angie dijo...

LA SONRISA DE HIPERIÓN:

¿Transmito serenidad? ¡Nunca lo hubiera imaginado! Me alegra saberlo!

:)

-----

MARY:

vale! intentaré hacer caso de tu propuesta, jeje!

-----

BESITOS A LOS DOS.
ANGIE.

Angie dijo...

CRIS:

Yo también soy mucho de imaginar qué historia se esconde tras la gente con la que me cruzo por la calle, el el autobús,en una tienda... Lo único que me da coraje es no saber nunca si mi historia se parece en algo a la historia real de cada uno, jaja..

Besos. Angie.

Deprisa dijo...

Lo releeré cuando sienta haber despertado en un barco hundido :)
Un saludo,
Deprisa

Angie dijo...

DEPRISA:

Pues me parece una estupenda idea! Si algo es esta historia es optimista! :)

Besos. Angie.