15 enero 2007

El Beso - NTASSUCM - Episodio 2


Apasionados, tiernos, maternales, traicioneros, de película, ruidosos, robados, célebres, vampirescos, de bienvenida, de despedida, mágicos.... los besos forman parte de todas las culturas y civilizaciones, aunque poco o nada se sabe de sus orígenes.

Cuando se besa a otra persona, se estimula una parte del cerebro, que libera oxitocina en el torrente sanguíneo, lo que da como resultado una sensación de placer. La oxitocina es una hormona que interviene en algunas funciones básicas tales como el enamoramiento, el orgasmo, el parto y el amamantamiento; de igual manera, está relacionada con la afectividad, la ternura y el acto de tocar. Al besar ponemos en movimiento 30 músculos de la cara e intercambiamos cerca de 300 colonias de bacterias. El beso apasionado provoca la liberación de adrenalina en sangre, obteniendo un aumento en el ritmo cardíaco (de 70 a 140 pulsaciones), la tensión arterial y en nivel de glucosa en sangre. Además, se queman de 3 a 12 calorías.

Existen varias teorías acerca de cuál es el origen del beso.

Numerosas interpretaciones buscan su origen en el impulso de succión del bebé, las tendencias canibalísticas (el mordisco amoroso) o la costumbre de tribus primitivas de olfatearse y olerse.

Otra de las teorías, se remonta a la época del hombre de Cro-Magnon, en la que las mujeres masticaban la comida hasta hacerla papilla y entonces, la pasaban de su boca a la de sus hijos para alimentarlos.

También se baraja otra teoría que asegura que todo comenzó en Grecia, en el año 500 A.C., cuando los hombres iban al ágora a charlar y a beber vino de Corinto, y a su regreso a casa, las mujeres les saboreaban su boca para descubrir si habían bebido o no.

Y para otros, el verdadero origen está en Tierra de Fuego (actuales Argentina y Chile), cultura en la que no existían vasos y para beber se traspasaban el agua unos a otros a través de la boca.

El beso se define como el acto de tocar algo con los labios, generalmente, a otra persona. Aparece como una instintiva forma de demostrar afecto y se da por primera vez de la madre hacia su hijo.

Así como existen varias versiones en cuanto al origen del beso, también son varios sus significados a lo largo de la historia. Como por ejemplo el beso de traición que se describe en la Biblia: el que da Judas a Cristo en la mejilla, con el que entrega al hijo de Dios y lo condena para siempre.

El Kamasutra, por su parte, describe tres clases de besos: el nominal, en el que los labios apenas se tocan, el palpitante, en el que se mueve el labio inferior y el beso de tocamiento, en el que participan labios y lengua.

No obstante, nos es hasta el S. VI, cuando el beso ya no sólo es una muestra de afecto entre madre e hijo sino que se realiza también entre personas adultas.

Se extendió por Europa y luego por casi todo el mundo como muestra de afecto entre dos personas y más comúnmente entendido, como una forma de demostrar el amor por otra persona. Sin embargo, el beso, también ha sufrido la censura y durante la Revolución Industrial quedó prohibido de forma pública, quedando reducido al ámbito privado. Posteriormente y, ante tal prohibición, allá por los años 60, el beso se convirtió en símbolo de rebeldía; la gente se rebeló y para demostrarlo hacía lo que no se podía: besarse en público.

No se conoce con certeza cuándo empezó el beso como saludo, pero el beso empieza a traspasar los límites del ámbito privado y empieza a utilizarse en público entre personas conocidas como saludo y cercanía a la persona que saludamos.

A personas de mayor nivel social, con cargos importantes en la Iglesia, o las personas de mayor jerarquía en la familia, se le besaba en la mano como muestra de respeto. A una persona de igual a igual, se le besaba en la mejilla, como muestra de afecto y cercanía. A las damas se las besaba en la mano, pues era un atrevimiento besarles en la cara.

También se habla de besar el suelo cuando la persona es de gran relevancia. Y en la cultura celta, se decía que el beso tenía poderes curativos. En la Edad Media, el caballero que besaba a una dama, estaba obligado a casarse con ella.

Podemos decir que la evolución del beso como saludo es bastante reciente si nos atenemos a que, hasta hace no muchos años, el beso era prácticamente un tema tabú. Traspasar estas barreras hasta considerarse un acto socialmente aceptado ha llevado mucho tiempo a nuestra sociedad. De hecho, hay sociedades en las que el beso aún no se considera el beso como una forma correcta de saludar.

El número y lugar de los besos varía también según las culturas.

Los europeos son las personas que más besan en las presentaciones. En España, se suele dar un único beso a los familiares; entre amigas, las mujeres se dan dos besos; entre hombre y mujer, también; y entre hombres, con mucha menos frecuencia. En Bélgica, lo habitual son tres besos: familiares, mujeres entre sí, hombres y mujeres que se conocen bien. En Francia, aunque lo habitual son dos besos, Parías ha puesto de moda cuatro besos en la mejilla, sobre todo entre los jóvenes. En Alemania y Reino Unido, no hay costumbre de besarse para saludarse. En Polonia, la manera habitual de saludar un hombre a una mujer, conocida o no, es besándole la mano, con un gesto totalmente dieciochesco. Y en Rusia, los hombres se besan entre sí sin ningún tipo de morbo, inhibición o represión.

Seguidos de los europeos están los sudamericanos, que suelen saludarse con un sólo beso. Los orientales son las personas que menos utilizan el beso como forma de saludo. Y los norteamericanos, lo utilizan de forma muy discreta (un solo beso). En Alaska, el beso de nariz con nariz es común entre los esquimales.

Los chinos jamás se besan en público. Y en algunos países de Asia, como Birmania, Borneo y Siberia, no se practica el beso como se entiende en el mundo occidental. Ellos se olfatean.

Dos besos por excelencia son el primer beso cinematográfico y la foto de “El beso” de Robert Doisneau.

En 1896, el director William Heise unto a May Irwin y John C. Rice y les pidió que se besaran, que lo hicieran como ellos quisieran, pero que se besaran. Nada más simple e inocente. De ahí surgió “The Kiss” (“El Beso”), un cortometraje en el que dos personas se besaban. Era el primer beso cinematográfico. La escena sólo duraba cuatro segundos, pero fue suficiente para que estallara el escándalo. ¡Qué horror, un hombre y una mujer besándose en todos los cines del país! La película fue prohibida en algunas zonas de EE.UU. Y, a partir de entonces, los besos de película no podían durar más de dos segundos. Hoy en día, la cosa ha cambiado más que considerablemente…

“Le Baiser de l’Hotel de Ville”, el beso de Robert Doisneau más que una instantánea es un icono (véase en la foto del presente post, de la que se han vendido más de 400.000 posters). La imagen, captada en 1950, pertenece a una serie que Doisneau tomó para la revista American Life y que pretendía reflejar la idea de París como ciudad del amor. Sus protagonistas, los amantes de París, se convirtieron en un reflejo internacional. La instantánea inmortaliza el beso apasionado de dos jóvenes, frente al Ayuntamiento de París. Siempre se creyó que era una imagen espontánea hasta que, en 1992, una pareja demandó a Doisneau alegando que eran los protagonistas de la fotografía y reclamando una compensación económica. Fue entonces cuando el autor se vio obligado a desvelar que no había sido una foto robada, sino que sus protagonistas, Françoise Bornet y su novio y de aquel entonces, dos jóvenes estudiantes de teatro, habían sido contratados para que posaran besándose, después de que Doisneau los viera besándose en un café parisino. Perdiendo así la imagen, parte del encanto que siempre había tenido por ser un momento robado de la intimidad de dos amantes apasionados. Hace un par de años, la protagonista de la fotografía, que tenía una copia que Robert Doisneau le regaló, la subastó, consiguiendo la nada despreciable cantidad de ciento cincuenta y cinco mil dólares.

Bueno, espero que os haya gustado leer estas curiosidades acerca del beso aunque, sin duda, lo mejor es dejarse de tanta teoría y tanta cultura "oscular" y dedicarse más a practicarlos y perfeccionar la técnica, jejeje....

11 comentarios:

Anónimo dijo...

Has hablado del beso, y no has recordado el bedo mas famoso de la Historia: El Beso de Judas.

Con este beso, Judas mostraba a los romanos quien era el Rey de los Judios que ellos querian apresar.

Desde entonces se ha considerado El beso de Judas, como el beso de la maldad, de la perfidia. El beso con que se tapan sentimientos perversos, de odio, de envidia, o de rencor.

En algunas mafias, tambien con un beso, se señala a los asesinos la victima.

Tampoco has reseñado el beso mas etereo, y el mas puro de todos los besos. El beso que los enamorados se depositan en la mano y lo lanzan al aire en dirección a su ser querido, soplandolo levemente con sus labios.

Veras que hay mas besos. Inclusos hay un pueblo de Besos: San Adrian del Besos, provincia de Barcelena

Angie dijo...

ANÓNIMO: Afirmación incorrecta... sí que he hablado el beso más famoso de la Historia, el Beso de Judas (relee, relee... jejeje).
No pretendía hablar de todos los tipos de besos, porque hay muchos, de ahí que hablara en general de unos cuantos, de sus orígenes, y de un par de besos que me han llamado la atención, el primero que se vio en el cine, y el de la foto parisina. De todas formas, gracias por enumerar tú un par de ellos, el beso al aire de los enamorados, la verdad es que no lo había recordado mientras escribía el post, jeje. Y el citado pueblo, sí que lo conozco desde hace unos años, porque todos los años compramos lotería de Navidad precisamente de allí....De nuevo, gracias por participar. Saludos.

María la Magdalena dijo...

Los besos ademas pueden producir una cantidad enorme de diferentes sentimientos en uno. Cuando lo ansias es casi como una fala de respiracion, cuando lo das es como una gran bocanada de aire fresco que recorre tu cuerpo, cuando lo recibes es una autentica explosion de magnificas sensaciones, te hacen sentir como un quinceañero, despiertan la mas dulce ternura y de ahi hasta la mas seca de las indignaciones.

Desde luego un mundo (el de los besos) que da para mucho sobre lo que hablar e indagar.

P.D. Estoy en racha chochooooo

Angie dijo...

MARIA LA MAGDALENA: y tanto que estás en racha, jajaja, estoy empezando a flipar y tó....

Desde luego que sí, un mundo el de los besos y, por supuesto, todo un arte! Mira si habrá tipos que hay besos hasta de mariposa (que, por si alguien no lo sabe, se dan con las pestañas, jeje)

Anónimo dijo...

Kiss the ass.

Ese es el beso que está más de moda.

Salu2.

Anónimo dijo...

kissme the ass.

Ese es el beso que está más de moda.

Salu2.

Angie dijo...

ANÓNIMO: yo es que de idiomas, no estoy mu puesta, aunque... me puedo imaginar que ass no es precisamente la carta de la baraja francesa, sino más bien las posaderas, no...? jajajaja...

Anónimo dijo...

Killa soy La Loca Carnavalera y no me puedo registrar no se pk!!!!

Los besos más bonitos son los sinceros.Esos que no entienden de nombre ni forma determinada de ejecutarlos.

Besos...

Angie dijo...

LOCA CARNVALERA: Tú lo has dicho! ole! Besos.

Bugman dijo...

En Argentina somos bastante besuqueros. Es normal que si te presentan una persona del sexo opuesto la saludes con un beso, a no ser que sea una relación de negocios muy formal. Entre hombres también nos saludamos con beso, aunque en realidad es un ligero toque de las mejillas y un beso al aire.
Como es natural, te mando un beso!

Angie dijo...

BUGMAN: Siempre es bueno saber cuáles son las costumbres "besuqueras" argentinas! sobre todo porque tengo clarísimo que, algún día, iré a conocer tu país!! Como es natural, te mando otro beso! ;-)