11 agosto 2009

El Día Que Ana Se Dio Cuenta...

Ana creía que, mientras no conociera a otra persona, no sería capaz de pasar página. Pero se equivocaba. Lo único que necesitaba para olvidar a Javián era abrir los ojos.

Un día, sin saber muy bien cómo, se dio cuenta cuán fuerte tenía anudada la venda que se los tapaba. Tanto le apretaba, que sus ojos se habían inundado de una tristeza que había llegado a amoratar su mirada. ¡Con la mirada tan especial y tan bonita que siempre había tenido!

Fue capaz de dejar de martirizarse con preguntas el día que descubrió que ya no le interesaban las respuestas.


Fue capaz de volver a caminar cuando se dio cuenta que ya no quería estar parada por más tiempo.

Fue capaz de sonreír cuando se dio cuenta que ni siquiera merecía el río de lágrimas que había derramado por él.

Fue capaz de seguir disfrutando de todo lo que había en su vida cuando se dio cuenta que llorar porque él no fuera ni estuviera, le impedía disfrutar de los que sí están y son.

Fue capaz de ver que, seguramente, lo mucho que le decía que la quería y todas las cosas bonitas que le decía siempre habían sido pura palabrería cuando se dio cuenta y supo aceptar que, llegado el momento, él había sido incapaz de demostrarle su amor y luchar por ella.

Fue capaz de dejar de vivir en el gris cuando se dio cuenta que la vida allí era mucho más fea. Y que ya bastante había con que él viviera allí.

Fue capaz de dejar de mirar hacia atrás cuando descubrió que delante había muchas más cosas y que merecían la pena mucho más.

Fue capaz de volver a la estación, dispuesta a seguir subiéndose a otros trenes que la llevarían a mil sitios, cuando se dio cuenta que el único que había dejado escapar el tren de su vida había sido él. Fue entonces cuando supo que ella no quería cometer el mismo cobarde error.

Fue capaz de ver lo egoísta que era cuando descubrió que las pocas cosas buenas que le habían pasado desde que lo dejaron, a él no parecían importarle en absoluto.

Fue capaz de pasar página el día que se dio cuenta que haber tropezado una y otra vez con la misma piedra ¡ya era más que suficiente!

¡Valiente imbécil -aquél del que tan perdidamente se enamoró- dejando escapar a alguien que lo amaba de verdad!, pensó. Pero a Ana eso ya no le mortificaba; comprendió que Javián no era la persona adecuada que realmente se merecía estar a su lado. El hechizo con que el falso príncipe había encantado a la princesa, por fin, se había roto.

¡Aún se pregunta cómo pudo permitirse a sí misma durante tanto tiempo que el dolor de su ausencia le amargara tanto la existencia!

Durante meses, se resistió a reconocerlo, a pesar de que los que la conocen bien y la quieren, se lo advertían. Pero no hay mayor ciego que el que no quiere ver.

Safe Creative #0908194249949

36 comentarios:

Ħαррy єyєs dijo...

Parece que estuvieses hablando de mi Angie...jejejejje, aunque supongo que esta historia es como la vida misma, que se repite en cada esquina.

Besitos.

Alfonso dijo...

Digo casi como Happy Eyes... qué pasa ¿qué me robaste mi diario o qué? ... menos mal que me liberé, porque aprendí a decir NO. Dos letras, aunque me tuvieron que enseñar a decirlas mis amigos, los de verdad, porque yo no sabía.
Nota Intelectual: me pregunto de dónde sacas esos nombres para tus protagonistas. No se llaman ni Manolo ni Pepe ni Frasquito. jeje. Nombres así como exóticos.
¿Qué nombre le pondrás a tu primer hijo, lo tienes pensado? :) o le pondrás el nombre de tu abuelo (como hicieron conmigo) o el de tu marido? jeje

Alfs.

Petardy dijo...

No me llamo Ana y su nombre no era Javián, pero yo también fui capaz de deshacerme de mi venda y seguir adelante. Me ha encantado el relato. Saludos desde Petardylandia :D

esteban lob dijo...

Hola Ana:

Nada hace presumir, Angie, que no lo eres. Si no lo fueras, es mayor todavía tu mérito como escritora.

Cariños.

Menda dijo...

Normalmente, y haciéndome eco de tu último párrafo, cuando estamos enamorados para mal o para bien, no nos damos por aludidos de los consejos que nos dan. Hasta que finalmente llega el batacazo final que rompe el hechizo. Y sí, tenemos que hacerlo por nosotros mismos, sentir en nuestras carnes como se aleja el dolor y la rabia, y dan paso a la esperanza y al olvido. Me ha encantado la entrada,Angie. Has vuelto con fuerza.

CMQ dijo...

...siempre se aprende a golpes. Y nunca en cabeza ajena...
Un besito.

webero dijo...

felizmente pudo tomar la mejor ruta: la de la verdad consigo misma,,,

saludos,,,

Adriana dijo...

Mucho nos hemos sentid así, ahogados y perdidos sin esa persona. Ese es el problema de elevar a un pedestal a nuestra pareja y de concentrarlo todo en ella. Ya aprendí felizmente y no me volveré a hundir de esa manera
Genial el post!
Besos

Alijodos dijo...

Una entrada magnifica sin duda querida angie...El amor o enamorarse tiene esas cosas: que uno va ciego y no se da cuenta del mal hasta que es demasiado tarde para ello..pero mejor tarde que nunca...No crees? Un beso.

Cris dijo...

Bueno, el olvido requiere su tiempo y cuando los sentimientos están muy enraizados y entrelazados en nuestras venas, desenmarañar eso y luego dejarlos volar, cuesta... es dificil desprenderse de lo que amamos. Fuera o no la elección mas adecuada, se enamoró, y desenamorarse, cuesta... ;)

Incomprensible? dijo...

Hola,
Me ha encantado leer esto ya que yo ahora estoy inmerso en esta triste etapa e igual me ayudas a quitarme esa venda que todavía sigue ahí.
Te leeré.
Mil besos.

LILIT dijo...

así es, las cosas se ven cuando se abren los ojos, ( no cuando los abren los demás). NO hay otra.

ahora bien, hazme un favor, nunca dudes de lo que hay delante, de toooodo lo que hay delante, cuando lo de atrás no nos gusta...ok?

(tenias razón sobre mi gusto...:)

abrazos de rebienvenida al mundo bloguero.

Angie dijo...

HAPPY EYES:

Querida Happy! me temo que casi todo el mundo ha pasado alguna vez en su vida por una situación parecida a la que refleja el post. Pero bueno, es algo que, simplemente, forma parte de la vida. Amar, sufrir, caer, levantarse y, al final, aprender de lo vivido...

-----

ALFONSO:

Qué va, no te lo robé, en el mío también hay algún capítulo parecido a este...

¿te has fijado que las palabras más simples, "sí, no, te amo, hasta aquí" (por decir algunas) a veces son las más difíciles de decir..?

En cuanto a tu nota intelectual... jajajjaa... Es que yo soy muy exótica, jajaja (me río porque esa palabra la usan mucho mis amigos de Almería para decir que alguien es como "muy fashion" jajaja...). La verdad que como la maternidad no es algo que tenga demasiado cercano en mi camino, no lo tengo pensado, hijo, jaja. El nombre de mi abuelo era Pedro, que es el nombre que le han puesto a mi sobri, así que supongo que le pondría el nombre de mi marido. Siempre y cuando no se llame Anacleto, claro, jajajaja, o algun nombre de estos horrorosos...

--------

PETARDY:

No importa que no sean los mismos nombres, lo que cuenta es que todos en algún momento hemos sido o nos hemos sentido como Ana y Javián.

Me alegro que te haya gustado el relato. Bienvenida a mi blog y vuelve cuando quieras, que será un placer volver a tenerte por aquí. :)

----------

ESTEBAN:

Cierto, aunque tampoco hay nada que haga presumir que sí lo soy, jejeje...

No obstante es lo que he dicho en las respuestas anteriores... quién no se ha sentido identificado alguna vez con algunos de los sentimientos de Ana?

-------

MENDA:

Exacto! Hasta que no experimentamos (tanto lo bueno como lo malo) en nuestras propias carnes, no aprendemos de ello...

En realidad, lo escribí antes de irme y tenía pensado publicarlo durante mi estancia en Almería, el día que mi blog cumplía 1000 días de estar abierto pero, al final, como no paré delante del ordenador ni un segundo, se me pasó el día y ya decidí publicarlo a la vuelta. Es contundente, verdad? Desde luego, era lo que prentendía! ;-)

---------

CMQ:

Totalmente de acuerdo!!! Auqnue sepamos que vamos directos a caernos al vacío, hasta que no nos vemos cayendo en picado, no reaccionamos! (incluso, somos tan testarudos que, aún ya en el suelo, nos negamos a reconocer que nos hemos dado el batacazo del siglo..)

-------

WEBERO:

Siiií! Al menos, más vale tarde que nunca, no? :)

--------

ADRIANA:

Sí, eso suele pasarle mucho a los enamorados. La perfección existe sólo a los ojos de los enamorados, no...?

Me parece estupendo que tengas clarisimo que no vas a dejar que te pase de nuevo!

Me alegro que te haya gustado! Muchas gracias!

--------

ALIJODOS:

Gracias, gracias!!! Qué bien que os gusten tanto las cosas que escribo últimamante! :D

Por supuesto! es lo que le he dicho Webero, que mejor tarde que nunca!

--------

CRIS:

Sí, cuanto más profundos son los sentimientos, más complicado es cerrar un capítulo! Y uno siempre piensa que se le va la vida a chorros, algunas personas necesitan más tiempo que otras, pero lo importante es no perder nunca la esperanza y la confianza en uno mismo de que va a ser capaz de superarlo! Somos más fuertes de lo que muchas veces creemos!

---------

INCOMPRENSIBLE?:

Pues si en estos momentos te encuentras en una situación así, yo te mando desde aquí mi ánimo y mi buena energía. No lo dudes nunca...Se sale! Por muy imposible que te parezca ahora, se sale! Sólo necesitas tiempo para asimilar y afrontar las cosas. ;-)

Bienvenido a mi blog! Vuelve cada vez que quieras, estaré encantada de que lo hagas! :D

--------

LILIT:

Así es. Cuando nos pasa lo que a Ana, creemos que estamos en una habitación completamente oscura, donde no se atisba ni un mínimo rayo de luz. Pero no es cierto. Sólo está oscura porque nosotros mismos tenemos los ojos cerrados, no porque no haya luz en ella...

Gracias por el recibimiento, jeje!

--------





MUCHOS BESOS PARA TODOS!!!!
ANGIE.

mar dijo...

Cierto...me ha encantado tu post, me siento tan identificada con él..
Ojalá algun dia tambien sea capaz de quitar esta venda de los ojos que no me deja ver mas alla del dolor y sufrimiento.
Un besito y una estrella.
Mar

Angie dijo...

MAR:

Me alegro que te haya gustado... y recuerda! sólo es cuestión de quere quitarse la venda!!! no desaproveches las oportunidades que tienes de hacerlo, que seguro que las tienes!!! Si Ana ha podido.. por qué tú no ibas a ser capaz! claro que puedes! ánimo!

Un besote!

Yandros dijo...

No hay más ciego que el que no quiere ver.
Es una frase que se puede aplicar a muchos casos en la vida. A muchos. Y es que cuando estamos en medio de la vorágine, ni podemos ni queremos ver.
Asi que como siempre muy buen relato-metáfora
Un abrazo

jordi dijo...

Totalmente de acuerdo con tus reflexiones ANGIE, es una historia que nadie la aprende con los errores de nadie, cada uno está ciego hasta que quiere.
Es un lujo que me visite una ganadora de Pecado, jajaja gracias
Me pasare por aquí con tu permiso...

Loles dijo...

Hola angie bienvenida, ya pasare con más tiempo.
besoss

Laura dijo...

Cuando Ana se quitó la venda (o le enseñaron a quitársela) descubrió que no sabía qué hacer con su vida, si volvería a enamorarse, si compartiría con otra persona, si... todo se le presentaba ante los ojos tan rápido como incierto. Pero entre la neblina que cubría todavía su mirada, algo estaba claro, tan claro como el meridiano: había descubierto lo QUE NO quería.

Angie dijo...

YANDROS:

Sí, yo lo he enfocado hacia el tema "amor" pero es válido el tema de la ceguera en muchos más temas, la amistad, el trabajo, la familia, etc...Ya sabes que me encanta que te gusten las cosas que escribo! :D

--------

JORDI:

¿un lujo? jejeje, graciassss! pero el lujo es que vengais todos a leerme, sin vosotros, mi blog sería mucho más aburrido! ;-) Pásate por aquí cada vez que te apetezca, claro!

---------

LOLES:

Muchas gracias!!! Cuando puedas, claro! Yo tengo que pasarme por el tuyo, que no sé por qué no se me actualiza tu blog en la lista y siempre me quedo rezagada en las visitas a tu blog.. :S

---------

LAURA:

Yo creo que Ana estaría totalmente de acuerdo con tus palabras!

Es mucho más fácil descubrir lo que NO queremos para nosotros en nuestras vidas que lo que sí queremos!


-------

Muchos besos a todos.
Angie.

Gamar dijo...

Aprendiendo lecciones. Muy bien, ahora es más mujer.
Me gustó mucho.Besos

Perséfone dijo...

Creo que todos hemos estado ciegos durante algún tiempo a lo largo de nuestra vida.

Gracias a Dios la mayoría de nosotros conseguimos quitarnos esa venda que nosotros mismos nos pusimos, como Ana.

Es difícil no sentirse identificada con ella jeje

Un abrazo.

jorge dijo...

Despues de una separacion no deseada la vida parece que cambia de color.

El tiempo nos ayuda a encontrar el arco iris.

Y es positivo darse cuenta de lo que valemos.
Y es positivo aprender a buscar a quien nos quiera por lo que somos, no por como les gustaria que fueramos.

Y Ana estara definitivamente liberada cuando ya no tenga que escribir sobre ese punto de su pasado.

Maruri dijo...

Suena a mucho tiempo perdido, por algo que ha dejado de existir y que no merece ninguna lágrima....
Lo bueno es con un nuevo amor eso todo se olvida :)

Angie dijo...

GAMAR:

Sí, la vida no es ni más ni menos que eso: un continuo aprendizaje de lecciones. Me alegró verte por aquí de nuevo!:)

----------

PERSÉFONE:

Sí, se ve que el ser humano no es tan, tan, tan, tan tonto como podría, jajajaja...

--------

JORGE:

Sí, sólo es cuestión de volver a coger los cristales de color a través de los cuales mirar.

Y ante todo, no olvidar nunca lo que valemos (nadie nos va a querer más que nosotros mismos).

Igual Ana piensa que verlo escrito le ayuda a tener más claro todavía que ha conseguido quitarse la venda. ¿Le preguntamos, a ver qué nos dice?

---------

MARURI:

Sí, eso es cierto, como se suele decir "un clavo saca otro clavo". Pero no tiene por qué serlo siempre. Es decir, que yo soy de las que piensa que una persona puede perfectamente superar una ruptura amorosa, pasar página, olvidar un amor o como quiera llamarse, sin necesidad de que tenga que aparecer un nuevo amor. Uno puede ser capaz de rehacer su vida y vivirla felizmente sin que para ello tenga que aparecer una persona que nos haga olvidar a la anterior. También se puede ser feliz sin pareja.

-------

MUCHOS BESOS A TODOS.
ANGIE.

Capitán Clostridium dijo...

Ví el mensaje embotellado en mi blog. Feliz regreso y yo, de visitante a seguidor.

Saludos desde mis dos barcos:
- el que flota y navega (círculos cerrados)
- y el hundido (círculos abiertos)

Tengo nuevo blog, necesita una ayudita para que siga creciendo, jajaja. http://circulosabiertos.blogspot.com/

Y yo, entre otras cosas, empiezo hoy mis vacaciones.

Angie dijo...

CAPITAN:

Hola! Pues es un placer que te hagas seguidor de mi mundo! :)

Pasaré en cuanto pueda por tu nuevo blog, claro!

Disfruta mucho de tus vacaciones!

Besos. Angie.

Ħαррy єyєs dijo...

Angie bella!! me marcho el domingo de vacaciones, pero te dejo un premio para que disfrutes más aun de lo que queda de verano jeje.

Besitos

Satie dijo...

Pero al menos luchó por el amor, como siempre se dice mejor equivocarse que no, no haberlo intentado.

Albino dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Albino dijo...

El amor y el desamor son dos sentimientos que viajan con todos nosotros. A veces domina uno, a veces otro y en el peor de los casos es cuando se superponen sin desaparecer alguno de los dos pues entonces nos crean todo tipo de problemas sentimentales.
Pero es la pura vida y hay que seguirla. procurando dominarte, aunque resulte dificil.
Un beso

Maruri dijo...

Jejejeje, el buey se lame bién el solo :P

Dafne dijo...

Por los comentarios que he leído y por que yo podría decir al respecto podías haberlo titulado:
La historia interminable XD

Angie dijo...

HAPPY EYES:

Anda, un premio para mi? qué ilusión!! Enseguida voy a recogerlo! :D (y no se me ha olvidao.. tengo pendiente cumplir con el otro premio que me diste..). Disfruta mucho de tus vacaciones! ;-)

-------

SATIE:

Por supuesto, pero también es bueno saber abrir los ojos a tiempo...

-------

MARURI:

"¿Me lo repita?"....

-------

DAFNE:

Jajajaja, sí! o también "el cuento de nunca acabar", jajajaja...

------

MUCHOS BESOS A TODOS.
ANGIE.

Albino dijo...

¿ yo?

Angie dijo...

ALBINO: ¿Ein?