14 febrero 2011

El Javichuela...



Usa ropa vieja llena de descosidos y remiendos. Tiene las manos negras de lo sucia que las lleva y el pelo hecho manojos de tan grasiento que lo tiene siempre; cuando sonríe deja ver una dentadura llena de mellas y la cantidad de arrugas en su cara revelan que ya es un hombre entrado en años.

Con su guitarra a cuestas el Javichuela va ofreciendo su arte por los bares del barrio por el que siempre anda. A veces algunos clientes ni siquiera se molestan en mirarlo y siguen hablando como si fuera invisible, pero a pesar de ello sigue tocando alegremente su guitarra en su intento de acabar consiguiendo alguna monedilla.

Cuando en alguna ocasión alguien elogia su buen tocar, sus enormes ojos azules, que sorprendentemente aún no han perdido brillo, se iluminan como si de un sonrojo se tratase y, agradecido, deja que su voz desgarrada se arranque por bulerías.



Safe Creative #1102218548868

9 comentarios:

Ħαррy єyєs dijo...

una entrada con mucho arte :)

Angie dijo...

HAPPY EYES:

El arte que no falte nunca, claro!

Besos. Angie.

S. dijo...

Quien sabe..puede que algún día llegue a OT

Angie dijo...

S:

Quien sabe... puede que hace tiempo fuera un guitarrista reconocido y lo perdiera todo por culpa de malas decisiones o malas influencias en su vida...

Besos. Angie.

Maruri dijo...

Nada que decir ante una tan mejorada prosa.....
Parece estar al lado tuyo :))))

Alfonso dijo...

Sólo por el nombre, merece estar alto, es ingenioso :)

Angie dijo...

MARURI:

Maruri, tanto tiempo! qué tal?
Pues si está al lado tuyo... dale una monedilla al Javichuela para que te cante un poquito, jejeje..

-----

ALFONSO:

Es que yo también soy una artista Alfonsito! jijijiji...

-----

BESOS A LOS DOS.
ANGIE.

JOSÉ DIEGO dijo...

Los que compartimos en el barrio al "Javichuela", reconocemos en tu relato esa sonrisa, que no le abandona, y ese poso de inocencia que perdura en él.
Gracias por traérnoslo a es mundo que compartes con nosotros.

Angie dijo...

JOSE DIEGO:

Si reconoces a Javier en este relato (que lo de Javichuela es aportación literaria mía) entonces es que he conseguido describirlo como yo quería. ¡Me alegro!

Aunque con lo del poso de inocencia no estoy yo muy de acuerdo...

Besos. Angie.