05 junio 2009

El Reencuentro (Parte 2ª)...



“Diiiiiiin-Dooooooon”...

Estela no tardó en abrir la puerta. Ella también estaba deseosa de tener otra de las siempre interesantes tardes de café con su primo. Siempre había habido una complicidad especial entre ellos.

-¡Estela!
-¡Hola, cariño! ¡Hay que ver que cada día estás más guapo! –exclamó abrazándolo. Y mientras lo hacía, miró a Samuel.
¿Samuel? -sólo tardó unos segundos en reconocerlo- Pero...¡Qué grata sorpresa! No sabía que ibas a venir. ¡Cuánto tiempo!
-Sí: es que me dijo Iñigo que habíais quedado y no me pude resistir, que hace mucho tiempo que no nos vemos – le respondió en el abrazo.
-¡Claro, qué alegría! Pero bueno, ¿qué hacéis ahí parados? ¡Entrad! Pasad al salón y poneos cómodos. El café ya casi está... enseguida vuelvo.

En el salón predominaban los colores cálidos, con una decoración desenfadada, en la que resaltaban ciertos toques de la India. En una de las paredes había un cuadro del Taj Mahal: a Iñigo siempre le había encantado esa pintura. Se veía desde la entrada así que cada vez que iba a visitar a su pr
ima, nada más abrirle la puerta, recordaba su cuenta pendiente: ese viaje a la India que tanto tiempo llevaba en lista de espera. ¡Sin duda lo haría algún día!

La música de un recopilatorio del Budha Bar sonaba de fondo. La varita de incienso que Estela había puesto a quemar minutos antes ya empezaba a desprender un suave olor que a su vez se mezclaba con los exóticos aromas del café de canela que compró en el mercado de Greenwich en su último viaje a Londres y con el inconfundible y delicioso olor del bizcocho recién salido del horno: la famosa receta familiar había pasado ya por tres ó cuatro generaciones.

Lo cierto es que Estela tenía una casa con encanto. Cada pequeño detalle en el rincón más insospechado le daba ese toque tan acogedor; por eso sus amigos la elegían siempre como anfitriona.

Desde la cocina se la escuchaba....

-¡Ya voy para
allá, chicos! ¡Ya estoy yendo! –gritaba viniendo por el pasillo.
-Mmmm... ¿Bizcocho de la abuela? ¿Te he dicho alguna vez que te adoro, prima? –dijo entusiasmado llevándose ya el primer trozo de bizcocho a la boca.
-Bueno, no lo ha hecho la abuela ni me sale tan rico como el que ella hacía, pero como sé que el mío también te gusta mucho... –dijo guiñándole un ojo- Samuel: coge un trozo tú también, a ver si te gusta.
-¡Uy, sí, gracias! El bizcocho de tu abuela era conocido en todo el barrio y seguro que éste está riquísimo también –exclamó sonriente.

-Bueno, Iñigo, y ¿cuándo has vuelto de Bruselas? ¿Te quedas mucho tiempo?
-Volví hace un par de días. Ya hemos acabado el proyecto y todo ha salido perfecto así que, por fin, voy a poder relajarme un poco.
-¡Verdad! Que los últimos meses estuviste tan ocupado que apenas has parado. Ya era hora que pudieras bajar un poco el ritmo.
-¡Sí, por fin! Ahora me quedaré una buena temporada en Madrid: por lo menos hasta dentro de tres meses no tendré que volver a Bruselas.
-¿Y tú qué dices, Samuel? Que estás muy callado –le dijo Estela- ¿Qué tal te va todo? Cuéntame, ¿a qué te dedicas?, ¿casado?, ¿hijos?... Ya sabes, todas esas cosas...
-Pues yo muy bien. Acabé mis estudios de periodismo y la verdad que no me puedo quejar, no me ha faltado nunca el trabajo. Nada más salir de la universidad, entré en El Mundo. Allí estuve algo más de dos años: primero como becario y luego como redactor. Después me especialicé también en fotoperiodismo y me hice corresponsal, anduve de una ciudad a otra, me recorrí medio mundo. Una experiencia dura pero extraordinariamente enriquecedora.
-¡Vaya! Sin duda debió serlo, sí- respondió Estela.
-Sí, sí. Aunque hace un par de años lo dejé y de nuevo vivo aquí, trabajando para El País y colaborando en un programa de radio. Estoy muy satisfecho con lo que hago y no llevo una vida tan ajetreada como esos años de corresponsalía que no me dejaba hacer demasiados planes.
-Claro.
-Sigo soltero, aunque no por mucho tiempo: ¡me caso dentro de unos meses! -anunció esbozando una gran sonrisa- Ya es hora de formar una familia. Ya estamos en plena vorágine de preparativos.
-¡Genial!¡Enhorabuena! Ya veo que has aprovechado bien el tiempo. ¡Qué afortunada tu chica! Seguro que también es un encanto, aunque superar el tuyo es complicado, ¿eh...? –halagaba entre risas.
-Ay, gracias. ¡Lo es, lo es! ¡Marta es un sol, Estela! –respondió él un tanto sonrojado.
Estela se las apañaba siempre para intimidar a todo el mundo. Tal vez fuera su voz tan particular, la forma en que te hablaba, o puede que esa mirada tan expresiva: profunda, limpia y a la vez misteriosa, sugerente y única. Sin duda tenía algo especial en ella; en realidad era fascinación lo que producía en la gente.

-Pues yo me casé hace tres años con Darío, mi novio de toda la vida -prosiguió ella.

Y así continuaron charlando tan distendidamente durante horas recordando viejos tiempos de cuando salían en pandilla todos los chicos del barrio: los amores, las aventuras y desventuras, las trastadas, las fiestas, las anécdotas, los cotilleos... ¡toda una vida de recuerdos! Y también hablando sobre sus presentes y los planes que cada uno tenía.

Al contrario que Samuel, Iñigo era bastante observador: pocas veces se le escapaban los pequeños detalles, esos que casi nadie percibe; debía ser cosa de familia, pues su prima era igual también. Tenía la sensación de que algo raro pasaba, por eso hubo un detalle que le extrañó...

Continuará...


Safe Creative #0906184035305

20 comentarios:

Ħαррy єyєs dijo...

Uisssss...que será? :)

José Manuel dijo...

me han entrado ganas de tomarme un café... unmmm! con canela...

Angie dijo...

HAPPY EYES: Uysss, no sé... jijii..:P

JOSE MANUEL: Pues corre a tomártelo, que está delicioso! ;-)

Besos. Angie.

Alfonso dijo...

Joé, no digas que sigue el lunes ... grrr :)

Isabel dijo...

que intriga ... escribe rapido !!!

UN BESO

jorge dijo...

Los reencuentros nos enseñan eñ grado de afinidad.

Cuando casi enseguida estamos hablando como si no hubiera habido separacion nos encontramos ante alguien muy proximo.

Y nadie puede sustituir los recuerdos de la infancia.

¿Haran un trio? ¿Se daran una fiesta sin contar con el primo?
¿Usara su mirada especial para adivinar que es gay?

¿O solo es que no quieren recordar ese polvo salvaje del pasado?

Angie dijo...

ALFONSO E ISABEL: Los fines de semana no suelo publicar porque apenas me cerco al ordenador pero, no preocupaos, que intentaré publicar la 3ª entrega mañana, a lo sumo, el domingo.

JORGE: Verdad! Yo he tenido reencuentro después de años (por culpa de las distancias) y parecía que nos habíamos visto por última vez hacía dos días! Y esa sensación de que no ha pasado el tiempo es, simplemente, GENIAL! Así que dúo, trío, gay, polvo salvaje del pasado.. estáis todos deseando que haya un encuentro sexual,no? jarrlll!! Con quien sea y entre quien sea pero que lo haya, no? jajaja... Pues ya iréis descubriendo si hay sexo o no hay sexo en esta historia... (como decía Mayra Gómez Kent...hasta aquí puedo leer... jajaja..)

Besos a todos. Angie.

Adriana dijo...

yo solo me conecto de Lu a Vi, asi q ni modo, me quedaré con las ganas hasta el lunes
Besos

Angie dijo...

ADRIANA: Bueno, míralo por el lado positivo. Si mañana o el domingo publico uno y el lunes otro, podrás leer dos partes de un tirón! ;-)

Besos. Angie.

Loles dijo...

Ufffffffff a que se agua la boda…jajaja
Besos

Albino dijo...

Me tienes intrigado con el detalle. Estoy deseando leer el tercer capítulo. ¿Seguro que lo sabes? O a lo mejor lo estás pensando todavía.
Bueno, vas por un camino muy recto, pero ya se sabe que en todas las historias hay curvas. ¿Cual será la tuya?
Un beso
Ah, yo soy una mezcla de los dos, porque fui corresponsal en el extranjero y estuve destinado dos años en Bruselas.

Habitaciones rojas, pensamientos negros dijo...

Siempre me dejas intrigada, y ahora qué detalle será que le extrañó a Iñigo???

Besos rojos,
HR.

Angie dijo...

LOLES: jaja.. quién sabe, quién sabe...

ALBINO: Seguro que lo sé! El caso de hacer la historia en varias entregas fue porque me quedó muy larga para publicarla en una sola vez (si mal no recuerdo, me ocupó 12 páginas de word). Así que, sí, tiene curvas, pero ya están escritas, jejeje...

HR: Entonces os tengo intrigados, eh?? Misión cumplida entonces! jijiji... Bueno, os daré una pequeña pista... En el cap.3 de algo os enterareis pero, en verdad, es más "filosófico" que otra cosa. En el cap. 4º, la cosa se empieza a poner interesante y a partir del 5º MUY reveladora e intrigante (o eso creo yo, jajaja, ya me contareis vosotros si es así o no).

Besos a todos. Angie.

Gamar dijo...

Tendré que quedarme con la intriga aturada?
Eso no se hace, bloggera mala.
Igual te dejo un beso

Artabria dijo...

mmmmmmmmmm, que será???

Espero que no te pongas en plan Dinastía y nos llevas al capítulo 1.532.453 eh, mala!! :P

Angie dijo...

GAMAR: jajaja, lo siento, era la única forma que se me ocurrió de tenerte enganchado a mi blog para que vinieras a verme a menudo! jijiji.. Ahora publicaré la siguiente entrega y las demás, las iré publicando a lo largo de la semana.

ARTABIA: no te preocupes que no son más de 58 capítulos, niña! jajaja... Bueno, ya que te veo tan "agobiá" con el tema te diré que son 9 partes. Siguen siendo muchas...? ajaja... pq menos de eso, ya no, eh... que luego me protestais de posts largos..:P

Muchos besitos a los dos. Angie.

guada dijo...

lo ves angie? lo ves, me tienes en ascuas!!! por eso me los dejo todos para el final y los leo de un tirón
ajjjaa lista que es una, voy a leer el final

Angie dijo...

GUADA: sí, sí, ya veo.. pero siento decirte que esto no es el final ni mucho menos, jajaja. De hecho esto no ha hecho más que empezar.. :P

Besos. Angie.

Loles dijo...

Se pares a Concha Garcia Campoi
¿si?
que soy muuuuuuu fisonomista
besoss

Angie dijo...

LOLES: A esa? Qué va, se parece mucho a Shannen Doherty. (la actriz que hacía de Brenda en Sensación de Vivir y de una de las hermanas protagonistas de Embrujadas).

Besos. Angie.